Publicidad

“La celebración del Día Mundial de la Audición 2021 ha coincidido prácticamente con el aniversario del cambio radical que han dado nuestras vidas con la irrupción de la pandemia del COVID-19. A raíz de las medidas que nos hemos visto obligados a tomar para frenar la expansión del virus, hemos dicho temporalmente adiós a muchos hábitos y experiencias que sonaban de forma especial y que en la mayoría de los casos vivíamos en compañía”, destacan desde Oticon.

En este sentido, el especialista tecnológico en desarrollo de audífonos, quiere hacer un homenaje a estos sonidos, esperando que más pronto que tarde nos podamos reencontrar con ellos. Estos son algunos de los que más añoramos:

Un parque lleno de niños: Nada resume mejor el esplendor de la infancia que el jaleo de un parque infantil. Columpios abarrotados, juegos multitudinarios y muchos amigos nuevos son algunos de los elementos indispensables en el ocio de nuestros niños y niñas, y esto es algo que tanto ellos como nosotros estamos echando de menos. Los más pequeños de la casa están dando un gran ejemplo a los mayores de cómo comportarse en una pandemia, y ojalá muy pronto, como premio por ello, puedan disfrutar de los mejores años de sus vidas con toda su plenitud.

El ambiente de una playa: ¡Cómo estamos echando de menos viajar! Aunque existen planes para toda clase de viajeros, no hay ninguna duda de que el símbolo del ocio veraniego para muchos suena como una mezcla de las olas del mar, los gritos de los niños jugando y el movimiento alrededor de los chiringuitos. El ambiente del verano pasado fue similar, pero no idéntico, y todos los playeros de verdad esperamos que estos sonidos regresen de nuevo este año a nuestros oídos.

Publicidad

Un bar lleno de gente: El aforo de bares, restaurantes, discotecas y otros locales hosteleros ha sido uno de los temas más comentados y debatidos a lo largo de estos meses. ¡Y no podía ser menos! Estos meses de pandemia nos han dejado con la versión más descafeinada de nuestros puntos de encuentro por excelencia. Y aunque es muy probable que alguna vez nos hayamos quejado de lo ruidoso que es un local, ¿quién es el que ahora no está echando de menos ese bullicio de gente, entre el choque de vasos y platos, y la música demasiado alta?

Una ovación multitudinaria: El aplauso se convirtió en 2020 en el reconocimiento de la sociedad española a sus sanitarios. Muy merecidamente, ellos recibieron las ovaciones que antes dábamos a nuestros actores, músicos, bailarines y deportistas favoritos (y algún que otro piloto de aviación, confiésalo). La cultura y el deporte han conseguido abrirse paso a pesar de este contexto adverso, pero ni para sus protagonistas ni para su público hay nada comparable al sonido de una bancada a rebosar de personas aplaudiendo y vitoreando el buen trabajo.

“Estos son solo cuatro ejemplos de sonidos que más estamos echando de menos. Los más optimistas ya nos dicen que la vuelta a la normalidad está cada vez más cerca, y nuestro ansiado reencuentro con estas bandas sonoras de buenos momentos de nuestras vidas. Pero no olvidemos que las personas con pérdida de audición necesitan algo más que el final de la pandemia para volver a escuchar estos sonidos”, subrayan.

En este Día Mundial de la Audición, Oticon ha querido recordar que, gracias a productos como su nuevo Oticon More, nadie tendrá por qué decir adiós para siempre a estos sonidos y que, para estas personas también, el reencuentro será muy pronto. Este dispositivo ha revolucionado la industria al ser el primero en incorporar una Red Neuronal Profunda, una tecnología de Inteligencia Artificial capaz de emular la forma en la que el cerebro procesa los sonidos, permitiéndole así funcionar de un modo más natural.

Publicidad
Artículo anteriorEl 29% de los españoles tiene más dificultades de audición por el uso de la mascarilla
Artículo siguienteAsí funciona el probador virtual de Transitions Optical para las lentes Transitions Signature GEN 8