sanciones clínicas oftalmológicas
Clínica Bascarán condenada a indemnizar a una paciente tras cirugía láser
Publicidad

Según informa ASACIR, Clínica Bascarán ha sido condenada a indemnizar a una paciente con 37.025 euros por causarle ojo seco y dolor ocular permanente tras una cirugía de miopía.

La sentencia reconoce que, además del síndrome crónico de ojo seco causado, la intervención también le provocó una neuralgia corneal a consecuencia de una cirugía con láser Lasik. Asimismo resalta la falta de información escrita y oral por parte de la clínica y las secuelas producidas. También reconoce el daño moral y psicológico causado a la víctima.

El proceso judicial

Según quedó probado en el juicio, la paciente firmó un formulario de consentimiento informado y se le practicaron diversas pruebas, a partir de las que se la consideró apta para la cirugía, sin que le fueran advertidos ni explicados los posibles riesgos, complicaciones, efectos secundarios y secuelas propias de esta técnica.

Unos meses después de la intervención, la paciente fue diagnosticada de ojo seco neurodeprivativo, evaporativo y queratoneuralgia.

Publicidad

El debate durante el proceso se centró en determinar que las graves disfunciones fueron producidas por la intervención y si eran riesgos previsibles de los que debería haber sido informada.

A lo largo del juicio, se probó la falta de información por parte de la clínica sobre las enfermedades crónicas con las que resultó la intervención. En definitiva, “se trataba de riesgos relevantes que no figuran en el documento de consentimiento informado facilitado y que no consta que hubieran sido proporcionadas verbalmente (…) no existe un hecho traumático conocido que pudiera haber causado la neuralgia, ni ninguna otra circunstancia” reza la sentencia.

Varios especialistas diagnosticaron la presencia del dolor neuropático y la sentencia afirma que “no existe base para apartarse de los diagnósticos que de forma mantenida en el tiempo le atribuyen el síndrome de ojo seco post-lasik y la neuralgia corneal crónica post-cirugía refractiva corneal (…) por tanto, debe establecerse como probada la relación causal de ambas dolencias con la intervención quirúrgica.”

La sentencia, además de condenar a la mencionada clínica por las secuelas causadas, recoge una cantidad adicional por el daño moral “en atención a la alteración de ánimo que el proceso supuso para la demandante, como se evidencia en el peregrinaje de médicos y quejas desentendidas.”

Actualmente la mujer intervenida sigue con secuelas crónicas además de mala visión nocturna y ha necesitado llevar de nuevo gafas

Esta es una sentencia fundamental, que destapa las consecuencias de una industria sin ningún tipo de control, como se denunció a través de diferentes reportajes de investigación internacionales, el escándalo de los implantes europeos o el gran número de víctimas, especialmente en España que multiplica por tres el número de cirugías con respecto a la media de otros países.

A toda esta situación se suma la reciente intervención y reconocimiento por parte del Defensor del Pueblo de los abusos en materia de publicidad engañosa y falta de información, o las condenas a numerosas clínicas por publicidad engañosa, gracias a las denuncias de ASACIR.

Publicidad