Publicidad

La asociación de fabricantes de óptica, AEO, así como sus marcas asociadas destacan lo que será tendencia esta primavera y verano y nos dejan algunos tips para vernos y que nos vean bien. Porque la realidad es que, según un estudio interno realizado por Visión y Vida, tres de cada diez personas (33,4%) renuevan sus gafas cada dos años o más.

Esto indica que suelen tener solo un estilo de gafa y desconocen la posibilidad de tener una montura adaptada a cada necesidad: lentes con filtros y tratamientos que las hacen adecuadas para distintas situaciones y formas que se adaptan a distintos usos, como por ejemplo, los distintos deportes. filtro de luz diferente, formato para deporte, etc.

Y quizá eso no es lo más importante: lo realmente preocupante es que, en España, los canales ilegales y no regulados, como el del top manta, siguen vendiendo un tercio del total de gafas. En 2019 se calculó que de los 21,6 millones de gafas vendidas en el país, solo 2,6 millones de ventas se realizaron en el canal óptico, y el 30% en canales no regulados como el top manta.

Publicidad

Los expertos nos anuncian que viviremos unos meses en los que, por las calles, pasearán modelos muy atrevidos, que combinarán algunos clásicos reformulados (como las gafas de aviador) con nuevos y novedosos estilos. Así, cobran relevancia los años 90 con gafas de estilo futurista y monturas ligeras y envolventes. También aparecen reminiscencias de los 60, con lentes de gran tamaño, cristales degradé, mucho colorido y varilla ancha. Además, no faltan los modelos de gafas grandes, de pantalla y con bonitos acetatos, ni las gafas metálicas de estilo aviador.

Pedro Rubio, presidente de la AEO nos explica que “nuestro único objetivo es hacer entender al consumidor que, antes de llevar unas gafas falsas, no homologadas, y sin la protección necesaria, es más seguro no llevar nada. A partir de la primavera y con la llegada del verano, nuestro ojo recibirá una gran intensidad de radiación UV y nuestro sistema visual está debilitado: tememos encontrar muchos problemas serios en la consulta si no transmitimos la importancia de comprar protección y moda para los ojos de calidad”.

Los datos nos dicen que el problema reside en que el conocimiento sobre salud visual que tiene la población, concretamente, el 14% de ella, sigue sin asociar la relación existente entre exposición sin protección al UV y enfermedad ocular, a pesar de que, cada año en el mundo se quedan ciegas tres millones de personas debido a la exposición a rayos UV. Es más, el 38% desconoce que la radiación UV es uno de los principales factores de la aparición de cataratas en la etapa adulta.

Por ello, desde las redes sociales del Fórum de Gafas, Moda y Negocio se trasmitirán mensajes útiles para el ciudadano: ”Ayudar al usuario a la hora de elegir sus gafas puede ser el modo de conectar con él y ayudarle a cuidarse, que es lo que necesitamos esta temporada”. Porque, además, en el caso de los hombres sabemos que, históricamente, eran parte del segmento de la población que menos importancia otorgaba al cuidado visual y a la utilización de gafas de sol como complemento, una preocupación a la que las mujeres le daban mayor visibilidad.

Sin embargo, la tendencia está cambiando y el autocuidado masculino está en auge, algo que se ve potenciado con la llegada de la primavera y el aumento de las horas de exposición al sol. Por ello, en esta estación, las nuevas tendencias de moda en gafas de sol y protección ante los rayos UV ganarán protagonismo entre el público masculino.

Así, las redes mostrarán carruseles de modelos de monturas porque, según las encuestas, este año el ciudadano ve la primavera y el verano como una etapa de libertad, dentro de las restricciones y las gafas de sol se consideran un artículo asociado al tiempo libre, el deporte…. Es el momento de verse bien y de que nos vean bien:

Los extremos vuelven a las calles: ya sea por elegir monturas maxi o mini, pero nuestra autoestima quiere que nos vean, y la moda en gafas quiere de todo menos discreción. Así, podemos elegir unas gafas de sol gigantes, tipo Kennedy, o unas mini, tipo Matrix.

Monturas ligeras, que ya soportamos el peso de la mascarilla: la mascarilla es una carga con la que llevamos ya más de un año, y la moda visual se adapta a ella. Esta primavera, las monturas, ligeras. Si son de pasta, serán más finas que en temporadas anteriores.

El metal es un must: las monturas metálicas ayudan a generar esa ligereza. La unión de montura grande, ligera y metálica, sobre todo con formas geométricas, empieza a verse en nuestras calles será algo frecuente en las calles.

Vuelven los 90´s: porque es una época en la que fuimos felices, así que esas monturas de aire retro, redondeadas, pequeñas y de poca altura animarán nuestro espíritu.

¿Color? Sí, por favor: el color será la forma de expresión de nuestro rostro ahora que no se nos verá sonreír. Además, levantará el ánimo de nuestro espíritu que busca el sol.

Publicidad
Artículo anteriorAlain Afflelou prioriza su producción ecorresponsable
Artículo siguienteLa lectura, la primera víctima de la presbicia