Publicidad

Todas las asociaciones de empresas de óptica y el Consejo General se han unido para hacer llegar una reclamación oficial al Ministerio de Sanidad y al Ministerio de Trabajo, solicitando el cierre y suspensión de la actividad en los establecimientos sanitarios de óptica.

El sector de la optometría y óptica oftálmica se ha unido al completo en un momento de máxima necesidad. Tanto los ópticos optometristas españoles, representados por el CGCOO, como el conjunto de empresas y asociaciones de empresas de artículos ópticos, con FEDAO a la cabeza representando a AEO, a AECOCC y a AECOP, han hecho llegar una reclamación oficial a los Ministerios de Sanidad Consumo y Bienestar Social y al Ministerio de Trabajo y Economía Social solicitando el cierre y suspensión de la actividad en los establecimientos sanitarios de óptica.

Pese esta reclamación, el colectivo es consciente de las obligaciones de ofrecer un servicio sanitario y de atención primaria para todas aquellas personas que, durante la pandemia del coronavirus, puedan necesitarlo. Por esta obligación el colectivo se compromete a mantener todas las medidas y actuaciones necesarias enfocadas a satisfacer las necesidades de productos ópticos y servicios optométricos de primera necesidad.

Estos servicios mínimos se pueden prestar sin la necesidad de mantener abiertos los cerca de 10.000 establecimientos de óptica existentes en territorio nacional, ya que mantener abiertas ópticas y empresas puede causar un impacto permanente en la salud y en el empleo.

El sector óptico quiere mantener los servicios de atención de urgencias sanitarias para satisfacer las necesidades de primera necesidad

Publicidad

Entre las razones expuestas en la solicitud gremial, se pone de manifiesto que la óptica y la optometría son actividades de proximidad y contacto entre personas, lo que conlleva un elevado riesgo de contagio. Además, consideran imprescindible la dotación de equipos de protección individual y de material de desinfección, de los que los establecimientos no disponen.

Existe además una carencia en el mercado de todos los productos necesarios de protección y desinfección, por lo que no es posible, ahora mismo, realizar exámenes y pruebas a los pacientes con garantías, por lo que se reclama a las autoridades faciliten equipos de protección individual para poder llevar a cabo los servicios de urgencia con las imprescindibles garantías sanitarias.

Por todos estos motivos, el sector solicita el cierre total de los establecimientos sanitarios de óptica por causas de fuerza mayor, e iniciar los procedimientos de suspensión de contratos laborales y reducción de jornada al amparo del articulo 2 del RDL 8/2020 de 17 de marzo, que regula las medidas para hacer frente a la epidemia por coronavirus COVID-19.

Publicidad