Publicidad

Desde su nacimiento hace más de 58 años, Silhouette International ha sido un referente en innovación a la hora de diseñar y producir gafas, pero también en áreas como la protección del medio ambiente.

Ahora, la compañía austríaca ha anunciado un hito muy destacado en el marco de su compromiso con la sostenibilidad: su producción de gafas ya es neutra en CO2 con compensación de carbono.

Además de sumarse al proyecto de tejados verdes, Silhouette International ha instalado cerca de 3.000 metros de paneles solares para producir su propia electricidad. Actualmente, la compañía tiene la capacidad de generar 1 millón de kWh de electricidad verde al año, que se destina íntegramente a la producción de sus gafas.

Publicidad

De esta forma, Silhouette Internacional impide la liberación de unas 450 toneladas de CO2 al año, lo que equivale al volumen de CO2 que necesitarían 13.361 árboles para capturar de la atmósfera cada año.

Asimismo, para cubrir la demanda adicional de energía, Silhouette Internacional únicamente adquiere electricidad de fuentes sostenibles y libres de CO2 como la energía solar, la eólica, la hidráulica, la biomasa y el biogás. Un ejemplo de cómo la naturaleza y la tecnología van de la mano.

Silhouette Internacional compensa el CO2 restante – que no proviene de la fabricación de las gafas – con iniciativas certificadas por la organización sin fines de lucro Gold Standard Foundation que proporciona energía solar en el Sur Global. Este proyecto contribuye a mejorar la calidad del aire y las condiciones de vida, así como las oportunidades de empleo.

Certificación del Sistema de Gestión y Auditoría Medioambientales (EMAS)

Su filosofía de fabricación sostenible ha permitido a la marca austríaca obtener la certificación del Sistema de Gestión y Auditoría Medioambientales (EMAS) de la UE, lo que la convierte en el único fabricante de gafas del mundo con esta certificación.

Además de compensar las emisiones de CO2, Silhouette Internacional también ha adoptado otra serie de medidas para preservar y cuidar todos los recursos naturales y el planeta como por ejemplo, el uso cuidadoso del agua y el control continuo de las aguas residuales.

A pesar de estar situada en una zona de conservación de agua, Silhouette Internacional puede operar sin restricciones gracias a las medidas implementadas. Una tubería especial transporta las aguas residuales de la producción de la empresa mientras mide permanentemente la temperatura, el pH y el volumen de las aguas residuales antes de verterlas en el sistema de alcantarillado local.

En caso de que el agua esté fuera de los límites aceptables en cualquiera de estas áreas clave, Silhouette International puede intervenir para reducir el impacto medioambiental.

Publicidad