Publicidad

En las Geórgicas del poeta romano Virgilio (70 a.C. – 19 a.C.) se indica Sed fugit interea, fugit irreparabile tempus para hacer notar que el tiempo huye, y no regresa.

Como profesionales de la salud visual, sabemos bien que el tiempo es limitado y por eso adoptamos estrategias para maximizar y rentabilizar su consumo, para no perder el tiempo en labores innecesarias ni irnos por las ramas en actividades tan imprescindibles como la formación a lo largo de la vida.

Clinical Procedures in Primary Eye Care

Prof David B. Elliott
School of Optometry & Vision Science

El libro Clinical Procedures in Primary Eye Care, con poco más de 300 páginas, persigue un objetivo similar. Su autor, el profesor David B. Elliott, de la School of Optometry & Vision Science de la University of Bradford (UK), es un docente, clínico e investigador de reconocido prestigio internacional, con un índice-H de 39 y autor de más de 140 publicaciones indexadas.

Su especialidad es la optometría más clínica, y durante 11 años ha ejercido de editor de la revista científica Ophthalmic and Physiological Optics, del College of Optometrists británico. Además, el elenco de coautores que participan en los capítulos del libro no firmados por el propio profesor Elliott incluye primeras espadas optométricas a nivel mundial, como el profesor Konrad Pesudovs, actualmente número uno en el Global Optometrist Top 200 Research Ranking, Brendan T. Barrett, especialista en visión binocular, o Craig A. Woods, en lentes de contacto, además de numerosos colaboradores para nutrir la colección de imágenes clínicas.

Publicidad

Quinta edición

El libro, publicado inicialmente en 1997, se encuentra en su quinta edición, muy reformada, actualizada y mejorada. De esta edición destaca especialmente el aumento considerable, y la calidad, del material digital complementario, con más de 100 vídeos y multitud de imágenes.

Así, nos presenta ejemplos de cómo conducir de forma correcta una anamnesis, de la técnica más adecuada para insertar una lente de contacto escleral, del cover test en distintas disfunciones de la visión binocular, o de la técnica no invasiva de Van Herick para la estimación del ángulo iridocorneal.

«pequeña joya literaria y científica muy útil para estudiantes y también para optometristas con mostrada experiencia clínica»

Todo este material se encuentra online, siendo necesario darse de alta en el sistema mediante el código único e intransferible que acompaña el libro físico, que por su parte también está debidamente digitalizado.

Pero tal vez dónde destaca más esta reciente edición es en subrayar la evidencia científica más actual. Ya en las primeras páginas del libro el autor advierte que algunas técnicas comúnmente empleadas en los gabinetes clínicos no se sustentan en la evidencia científica, y que el simple hecho de ser “técnicas que se han utilizado tradicionalmente” no implica que deban seguir utilizándose. Léase, por ejemplo, el uso de optotipos Snellen basados en métrica decimal para evaluar la agudeza visual en lugar de aquéllos diseñados y calibrados en métrica logMAR, superiores a nivel clínico y estadístico (recordemos que los saltos decimales, a diferencia de los saltos logMAR, no son regulares, siendo el salto de agudeza visual 0,1 a 0,2 distinto al que corresponde de 0,8 a 0,9).

Más adelante, y a lo largo de todo el volumen, los capítulos se acompañan de y se apoyan en abundantes referencias bibliográficas, en evidencia aportada por estudios de calidad, ensayos clínicos, meta-análisis de rabiosa actualidad. Por ejemplo, y retomando el tema de la agudeza visual logMAR, subraya los estudios que indican su mayor repetitividad comparada con los optotipos Snellen y su mayor sensibilidad para detectar diferencias entre los dos ojos.

Nueve capítulos

El libro se estructura en nueve capítulos de distinta longitud. El primero de ellos presenta algunos aspectos generales relacionados con la evidencia científica, dónde se encuentra, y como se interpretan algunos conceptos muy útiles, como la sensibilidad y la especificidad de un test diagnóstico.

El capítulo segundo aborda la anamnesis, y muestra ejemplos de distintos pacientes, y consejos de cómo mejorar nuestras habilidades comunicativas.

El tercer capítulo se centra en las pruebas básicas de la función visual, agudeza visual, sensibilidad al contraste, estereopsis, visión del color, etc., para dar paso, en el capítulo cuarto, a la refracción y prescripción (con vídeos muy didácticos sobre retinoscopía, cilindros cruzados de Jackson y otros).

Las lentes de contacto se tratan en el siguiente capítulo, extenso, con buenas pinceladas sobre lentes esclerales y lentes multifocales, pero lógicamente insuficiente para entrar al detalle sobre cada tipo de adaptación.

«El libro, publicado inicialmente en 1997, se encuentra en su quinta edición, muy reformada, actualizada y mejorada»

El capítulo sexto continúa con el examen de la función visual, pero ahora se dirige a la visión binocular y acomodación.

El séptimo, el más amplio, se centra en la exploración de la salud ocular, biomicroscopía, gonioscopía, evaluación de la película lagrimal, paquimetría, tonometría, examen de fondo de ojo, OCT, etc.

El penúltimo capítulo, muy interesante y original, presenta numerosas imágenes para describir las estructuras oculares en pacientes sanos, los cambios con la edad, y las posibles variaciones en apariencia, pero siempre en el contexto de ojos sanos, para poder, así, distinguir mejor el ojo con alguna condición patológica de aquél que simplemente tiene un aspecto, digamos, más alternativo.

Por último, en el capítulo noveno, muy breve y asimismo algo singular, se describen algunas técnicas de exploración de la salud general, presión arterial, examen de la arteria carótida y de los nódulos linfáticos de la cabeza y del cuello.

Como vemos, estos capítulos tocan casi todos los aspectos de la optometría clínica, dejando muy poco en el tintero, hacen suyos el refrán de si lo bueno es breve, dos veces bueno. Pero no nos engañemos, no es un libro para leer de una tirada, es intenso, requiere su tiempo, su lectura reposada, con un lápiz para subrayar y un bloc para tomar notas.

Si buscamos algo para criticar, diremos que sus autores tienen en mente al lector como profesional de la visión ubicado en el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá o Australia, y algunas veces dan por supuestas las atribuciones profesionales que caracterizan a los optometristas de estos países, entre ellas el uso de fármacos diagnósticos, sin considerar que en otras latitudes la legislación puede ser ligeramente, o muy distinta.

Resumen

En resumen, se trata de una pequeña joya literaria y científica que puede resultar muy útil para estudiantes de los últimos cursos del Grado y también para optometristas con mostrada experiencia clínica. Muy posiblemente los primeros liquiden un par o tres de lápices subrayando y anotando, los segundos sean más quirúrgicos en la búsqueda de tesoros, pero para todos será una lectura rentable, satisfactoria y con impacto inmediato en su práctica clínica diaria.

Adquirir el libro «Clinical Procedures in Primary Eye Care»


 

Genís Cardona Torradeflot.

Genís Cardona es profesor de la Facultat d’Òptica i Optometria de Terrassa (Universitat Politècnica de Catalunya). Doctorado en la University of Manchester Institute of Science and Technology (Reino Unido). Actualmente sus intereses docentes e investigadores se centran en la superficie ocular, película lagrimal, parpadeo, lentes intraoculares y calidad de vida relacionada con la visión.

Publicidad
Artículo anteriorBarcelona Specs, aplazada
Artículo siguienteExpoÓptica registra una cifra de visitantes similar a la de su última edición