Publicidad

España es uno de los países que lidera la tasa de crecimiento interanual en cuanto a nuevos esquiadores. En 2018 la cifra creció un 7,32% con un total de 5,8 millones de practicantes.

 En este contexto, Alain Afflelou lanza un mensaje de prevención para que el desarrollo de estos deportes se haga de forma totalmente segura y se proteja la visión, ya que se ha registrado un 29% más de incidencia de problemas visuales en escaladores y esquiadores.

Motivos del incremento de problemas visuales 

La superficie nevada refleja la luz solar un 80% más que en un entorno normal. Este reflejo está por encima del reflejo causado por la arena o el agua, que es de entre un 10% hasta un 25% segun condiciones.  Además, la altitud es un factor a tener en cuenta, puesto que el porcentaje de luz ultravioleta aumenta un 10% cada 1.000 metros de altitud.

Uno de los principales riesgos de los rayos solares son las quemaduras que pueden sufrir nuestra córnea, retina o cristalino. Celia Piñero, experta en salud visual de Alain Afflelou, nos advierte de los riesgos que asumimos al no proteger nuestros ojos en actividades en las que estemos expuestos al sol. “La luz solar puede dañar seriamente las estructuras del ojo, lo que aumenta el riesgo a largo plazo a desarrollar patologías como queratitis, cataratas o incluso degeneración macular asociada a la edad (DMAE)”, comenta la especialista. Además, Piñero afirma que el riesgo se incrementa durante los meses de invierno dado que el aire, el frío o la calefacción pueden causar problemas oculares, lo cual hace que nuestra visión esté más débil a la hora de exponernos al sol. Lo más común en invierno es sufrir sequedad ocular, que se traduce en una sensación de quemazón o picor.

Publicidad

Practicar esquí, snowboard o senderismo con raquetas de nieve o simplemente dar un paseo en terreno nevado, son grandes experiencias en las que debemos tomar las medidas adecuadas para proteger nuestros ojos. Los expertos de la compañia afirman que, para conseguir esta protección, lo principal es utilizar gafas de sol apropiadas, las cuales deben tener las siguientes características:

  • Cumplir con las normas ISO para protección y el marcado CE, de esta forma sabemos que cumplen con las normas de seguridad europeas.
  • Filtrar el UV-A y UV-B en un 99 al 100%.
  • Incorporar filtros de al menos 4 de protección, ya que es la más segura en condiciones soleadas intensas.
  • La forma y el tamaño son fundamentales. La gafa debe adecuarse al rostro y cubrir bien el ojo incluso por las zonas laterales para evitar reflejos por la parte interior de la lente.
  • Deben ser resistente a los golpes, lo ideal es que estén fabricadas con policarbonato.

La firma óptica Alain Afflelou  ha lanzado al mercado una colección sport de gafas que cumple con todos estos requisitos y se convierte en un aliado perfecto para proteger la visión ante el sol en la práctica de deportes de invierno. Se trata de unas monturas fabricadas con policarbonato y cristales de última generación con hasta cinco niveles de sofisticación para adaptarse a las necesidades de cada deportista. Además, la novedad de estas gafas viene dada por unas protecciones de cuero removibles (situadas en el frontal y los laterales) que consiguen proteger de las ondas laterales en condiciones lumínicas de alta intensidad.

Publicidad