Las ferias internacionales del sector ya llevan tiempo poniéndonos en la pista de que las gafas inteligentes no son ciencia ficción, sino que estamos en un camino que no tiene vuelta atrás. En esta mesa redonda podréis ver la opinión de algunas destacadas empresas, nacionales e internacionales, sobre esta materia.


Esta Mesa Redonda se publicó originalmente en la edición de diciembre de Optimoda Plus. Puedes ver aquí la edición interactiva completa.


Participantes:

  1. Iván Rayo  – Cofundador de Suitto

  2. Mikael Eriksson – CEO, SKUGGA Technology AB

  3. Philippe Peyrard – CEO & Founder de Ellcie Healthy

1Ivan Rayo 
Óptico Optometrista Colegiado
Cofundador de Suitto

Ivan Rayo Domenech
Ivan Rayo Domenech
Cofundador de Suitto
¿Cómo serán las gafas del futuro? ¿Serán realmente inteligentes?

Cada vez se nos hace más necesario el acceso rápido a la información y no dudo que en breve se desarrollen sistemas de realidad aumentada que nos proyecten imágenes a las lentes de las gafas. Para que les sea rentable, las empresas tecnológicas deberán ofrecer un sistema fácil de adaptar a diferentes tipos de monturas para que los fabricantes podamos comprar esta tecnología y ofrecer esta posibilidad al óptico.

¿Qué pueden aportar los gadgets y las aplicaciones que se agregan a las monturas?

En un principio cubrirán las funciones más demandadas, como leer mensajes y recibir información relevante de plataformas de noticias, avisos de la agenda, etc. Si se usa geolocalización también nos podría informar del nombre y número de la calle que estamos e incluso describirnos los monumentos que miramos. La oferta de aplicaciones crecerá exponencialmente tanto para servicios como para el ocio.

“El óptico debe reciclarse y ser parte del cambio para no perder competencias ni mercado»

Por lo que se ha revelado hasta ahora, las gafas inteligentes brindarán sostenibilidad al permitirnos ver películas, leer y responder correos electrónicos y mensajes, interactuar en las redes sociales con un consumo de energía mucho menor que los equipos actuales. ¿Esta auténtica revolución acabará con la moda en las monturas?

Para que las gafas inteligentes evolucionen tecnológicamente y sean a la vez atractivas deberán facilitar la adaptación del sistema inteligente a monturas tradicionales.

Actualmente, la experiencia de compra para el usuario final/comprador se centra casi exclusivamente en el proceso de elección de una montura. ¿El optometrista tendrá que redirigir y ampliar sus conocimientos tecnológicos para seguir siendo parte importante de esta nueva tendencia?

Al igual que el óptico debe asesorar y adaptar la montura según la fisonomía, actividad y corrección óptica del paciente, también deberá hacer accesible las nuevas tecnologías al mayor público posible ofreciendo opciones y aconsejando lo mejor para sus pacientes. El óptico debe reciclarse y ser parte del cambio para no perder competencias ni mercado.smart glasses

2Mikael Eriksson
CEO, SKUGGA Technology AB

Mikael Eriksson CEO, SKUGGA Technology AB
Mikael Eriksson CEO, SKUGGA Technology AB
¿Cómo serán las gafas del futuro? ¿Serán realmente inteligentes?

Creemos que las gafas inteligentes pueden significar muchas cosas … ¡y no todas parecen ser tan inteligentes en este momento! Al ser un dispositivo funcional, las gafas inteligentes deben aportar al usuario un beneficio funcional. En nuestra opinión, estas gafas inteligentes ayudarán en las actividades diarias, como una mejor visualización o la mejora de la visión real con información adicional relevante. Este será el caso de la realidad mejorada muy pronto y la realidad aumentada más adelante, por ejemplo.

¿Qué pueden aportar los gadgets y apps que se vayan incorporando a las monturas? 

Si hablamos de gadgets, seguirán siendo … gadgets y, poco después de su compra, lo más probable es que los consumidores no los utilicen mucho. De hecho, escuchar música y tomar fotografías se puede hacer de una mejor manera con otros dispositivos que con las gafas.

Las aplicaciones son, sin duda, el cambio de juego en esta industria. Visualizar información adicional sobre el área circundante, como información de tráfico, navegación o simplemente tenerlos frente a los ojos, constituye una gran ventaja. O nuevamente, monitorear los parámetros de salud, estado físico y ambientales de una manera tan fácil simplemente usando una ropa inteligente que reemplaza muchas otras herramientas es un gran beneficio. La información que se toma alrededor de la cabeza es mucho más precisa que la que se toma en la muñeca, por ejemplo.

Por lo desvelado hasta el momento, las smart glasses aportarán sostenibilidad al permitirnos ver películas, leer y contestar emails y mensajes, interactuar en redes sociales con un consumo mucho menor de energía que con los equipos actuales. ¿Esta auténtica disrupción acabará con la moda en las monturas?

Las baterías que se usan actualmente en smart eyewear simplemente no durarán lo suficiente para ejecutar todo lo aquí mencionado. ¡Y nadie verá una película de dos horas a través de smart eyewear hasta ahora simplemente porque esa tecnología aún no está disponible!

“Los optometristas en muchos países seguirán siendo la clave para la prescripción de lentes»

Nuestro módulo inteligente está desarrollado para gestionar la actividad diaria habitual de un usuario sin necesidad de recargar.

Principalmente rastreamos la luz UV/solar, los parámetros de calidad del aire, la postura y los movimientos y notificamos al usuario sobre las actividades relevantes que ha establecido que son importantes para él/ella. Nuestra batería funcionará fácilmente para el trabajo diario habitual.

Actualmente, la experiencia de compra por parte del usuario/comprador final se centra casi exclusivamente en el proceso de escoger montura… ¿deberá el óptico optometrista reconducir y ampliar sus conocimientos tecnológicos para seguir siendo parte importante de esta nueva tendencia?

Smart eyewear será una parte creciente de la industria de las gafas, pero también dominará nuevos canales, como el online y el mercado de masas.

Al ser un dispositivo funcional, los optometristas en muchos países seguirán siendo la clave para la prescripción de lentes. Sin embargo, es posible que deban adaptarse, evolucionar y desarrollar sus habilidades para ofrecer un apoyo valioso en un nuevo mercado en crecimiento.

Hoy en día, los consumidores de todos los grupos de edad están mucho más informados antes de cualquier compra, por lo que deben reunirse con personal capacitado para guiarlos a través de las diferentes opciones.

Por supuesto, el comercio minorista es una gran parte del comercio, pero muchos otros canales serán clave y también se explotarán otros nuevos.

smart glasses

3Philippe Peyrard
CEO & Founder de Ellcie Healthy

Philippe Peyrard CEO & Founder de Ellcie Healthy
Philippe Peyrard
CEO & Founder de Ellcie Healthy
¿Cómo serán las gafas del futuro? ¿Serán realmente inteligentes?

Estamos en camino. En Ellcie Healthy nuestras monturas, equipadas con Inteligencia Artificial -integrada en las propias gafas, no en el smartphone o en la nube- son capaces de generar alertas después de haber recopilado y analizado datos, por ejemplo, si uno se queda dormido al volante. También podemos pensar que estas mismas gafas podrán controlar las lentes electrocrómicas que se colocarán allí por sí solas, teniendo en cuenta la luz ambiental y otros factores.

Por lo tanto, podemos hablar efectivamente de monturas inteligentes en el sentido de que toman decisiones reales para brindar servicio al usuario.

“Podremos ayudar a los ciegos a tener un acercamiento a su entorno y a los obstáculos que se encuentran frente a ellos»

¿Qué pueden aportar los gadgets y apps que se vayan incorporando a las monturas? 

Es el dispositivo en el mejor sentido de la palabra, que tiene un propósito para el usuario. En la familia de las monturas orientadas a la salud, todos los datos recogidos, algunos de los cuales solo pueden captarse desde la cabeza (seguimiento ocular, parpadeo, etc.) son de gran utilidad. En el futuro, podremos ayudar a los ciegos a tener un acercamiento a su entorno y a los obstáculos que se encuentran frente a ellos; podremos ayudar a los tetrapléjicos a comunicarse a través del seguimiento ocular; también podremos ayudar a los niños a controlar su miopía o con fines de rehabilitación.

Por lo desvelado hasta el momento, las smart glasses aportarán sostenibilidad al permitirnos ver películas, leer y contestar emails y mensajes, interactuar en redes sociales con un consumo mucho menor de energía que con los equipos actuales. ¿Esta auténtica disrupción, acabará con la moda en las monturas?

Nos ubicamos aquí en la categoría de monturas dedicadas al entretenimiento con, de hecho, numerosas aplicaciones tanto en Realidad Virtual como en Realidad Aumentada.

Actualmente, la experiencia de compra por parte del usuario/comprador final se centra casi exclusivamente en el proceso de escoger montura… ¿deberá el óptico optometrista reconducir y ampliar sus conocimientos tecnológicos para seguir siendo parte importante de esta nueva tendencia?

Parece obvio que el rol del óptico cambiará con la posibilidad de dejar esta actividad a otros actores del mundo digital, quedando el óptico relegado a los problemas de la adaptación de las lentes a las monturas de prescripción.smart glasses

Artículo anteriorBlackfin juega con los contrastes en su última propuesta
Artículo siguienteEssilor presenta Expert Myopia Care, su solución integral para la gestión avanzada de la miopía