Publicidad

Blackfin presenta Colourscape, su campaña de comunicación de 2022, en la que el color constituye una representación de conocimiento, conciencia y determinación. Así, en la nueva colección el titanio se acentúa con tonos vivos y matices brillantes.

En las imágenes destaca el contraste entre la blancura del lugar, una cantera de mármol, y el brillo cromático de los paneles presentes en las tomas, cuyos colores recuerdan los tonos dominantes de los vidrios.

Un lugar familiar pero a la vez impersonal donde las modelos se mueven con elegancia con el entorno que las rodea.

Publicidad
Artículo anteriorNuevos modelos de Yalea
Artículo siguienteGafas inteligentes: el futuro es (casi) hoy