Publicidad

En el segundo proyecto internacional de Ruta de la Luz en 2022, las dos ópticas optometristas cooperantes, Mabel Mena y Adela Bernabéu, han realizado una gran labor humanitaria y de mejora de la salud visual de la población local. 

La Fundación Cione Ruta de la Luz ha regresado de su segunda expedición internacional del año 2022.  En esta ocasión, dos ópticas optometristas, Mabel Mena y Adela Bernabéu, viajaron al sur de Senegal, donde han revisado la vista a 654 personas, entre población adulta e infantil. En esta acción se han entregado 200 gafas premontadas para presbicia y 200 gafas de sol para prevención de la radiación UV.

Además, las voluntarias volvieron con las recetas ópticas de otros 41 casos de defectos visuales que no pudieron solucionar in situ para elaborar las soluciones ópticas necesarias en los talleres de la Fundación y su posterior envío a sus beneficiarios.

Esta nueva misión óptica en África es fruto de la colaboración entre la Ruta de la Luz, la Fundación Gomaespuma y la Asociación local Urok Juwatt Generation 72, que se encarga de dar soporte logístico. “Sin la colaboración local no hubiera sido posible, ya que conocen el terreno y aportan los traductores de las diferentes lenguas que hablan los beneficiarios”, explica Mabel Mena, una de las ópticas cooperantes, en su cuarta expedición con la Ruta de la Luz.

Publicidad

Ambas voluntarias destacan el esfuerzo logístico que ha supuesto esta misión “Nos hemos sentido siempre arropadas por el personal local”, aseguran. En todo momento, la organización ha priorizado la atención de los grupos de personas más desfavorecidos, de los niños y de personas con patologías previas o algún tipo de discapacidad.

En una semana intensa, las voluntarias llevaron a cabo las revisiones visuales, fundamentalmente en Diembering, una población rural, en la que la mayoría de sus habitantes vive de la agricultura, la pesca y del turismo. Allí pasaron consulta en las instalaciones de la nueva maternidad, que fueron inauguradas a la llegada de la expedición.

Además, las cooperantes se trasladaron a la Isla de Kachouane, situada en la desembocadura del río Cassamance, en un área geográfica aislada e inaccesible. La mayoría de sus habitantes no tienen oportunidad de revisar su vista.

Por último, en la pequeña localidad de Kabrousse, otro pequeño pueblo rural cerca de Cap Skirring, las ópticas de la Ruta de la Luz trabajaron en las instalaciones del Poste de Santé, en el área de Oftalmología. Se trata de una pequeña consulta equipada precariamente donde un especialista atiende patologías visuales y defectos refractivos de diversa índole, gracias al apoyo de ONGs locales e internacionales. “Volvemos muy orgullosas con el trabajo realizado, aunque siempre pensando que podíamos haber hecho algo más”, señala Mabel.

La casuística de la misión 

En la población infantil y juvenil, las ópticas no detectaron grandes diferencias en cuanto a los defectos visuales que se dan en España, salvo problemas de sequedad ocular, irritación y conjuntivitis, debidos a la falta de higiene y al medio ambiente.

En la población adulta, las especialistas detectaron un envejecimiento temprano del sistema visual, apareciendo la presbicia, a partir de los 35 años. “La mayoría de la población se gana la vida con trabajos que exigen un esfuerzo visual de cerca” afirma Adela. Las ópticas encontraron las patologías esperadas por la situación geográfica de Senegal: pterigiums, o crecimiento anormal de la conjuntiva sobre la córnea; cataratas, u opacidad del cristalino, “que aparecen mucho antes que en la sociedad occidental” y numerosos traumatismos sin tratar.

Urgencia sanitaria

Ambas voluntarias destacan la necesidad de poner en marcha en la zona un proyecto de cirugía de cataratas con otras ONGs, como la Fundación Barraquer, con la que Ruta de la Luz ya ha trabajado en numerosas ocasiones. “Hay que darle continuidad al proyecto, tanto en cuanto a nuevas revisiones, puesto que las gafas pueden ayudarles muchísimo a ganarse la vida, como en cuanto a operaciones de cataratas. Con ellas, muchas personas, muy jóvenes aún, podrían volver a ver”, concluyen.

Publicidad