Publicidad

El 90% de la información que recibimos entra en nuestro sistema a través de los ojos, por eso es tan importante en el desarrollo académico del menor. Problemas de comprensión o velocidad lectora y capacidad de aprendizaje se pueden mejorar por medio de la terapia visual.

Muchos menores han vuelto a la escuela para enfrentarse a un nuevo curso académico tras varios meses de descanso. Desde la asociación Visión y Vida quieren recordar a las familias la importancia de revisar periódicamente el estado de la salud visual de los menores, ya que cualquier defecto o fallo en su funcionamiento puede tener graves consecuencias en su aprendizaje y desarrollo académico.

Es un hecho que uno de cada tres casos de fracaso escolar puede estar relacionado con un problema de visión no resuelto, pero en momentos tan cruciales como ‘la vuelta al cole’ cabe destacar que el 30% de las dificultades de aprendizaje, sobre todo en edades más tempranas, se debe a problemas de percepción y de eficacia visual. Algo muy significativo si pensamos en niños de más de 6 años, que son quienes comienzan una etapa educativa mucho más intensa que la que han tenido hasta entonces.

Muchos menores, a pesar de contar con una muy buena agudeza visual de cerca y de lejos, tienen dificultades para mover los ojos con la suficiente velocidad y precisión y esto incide directamente en su capacidad de lectura y en su rendimiento escolar”, explica Olga Esteban, colaboradora de Visión y Vida y directora del centro de contactología avanzado Confort Visión, y añade “los movimientos sacádicos impiden que se realice una lectura fluída. Si vemos que el menor confunde letras al leer o se salta palabras, deberíamos sospechar que hay algún desequilibrio en el funcionamiento de su sistema visual que dificulta que procese correctamente la información”

Publicidad

También requieren seguimiento aquellos menores que, una vez iniciado el curso, son recriminados por falta de atención en el aula. Esteban explica que “en muchos casos, el menor deja de prestar atención porque tiene un gran disconfort visual derivado de un problema de convergencia. En cuanto se normalizan sus habilidades visuales comienzan a sentirse mejor y, como consecuencia, a prestar mayor atención y a mejorar su rendimiento académico”.

Cartel Campaña Visión y Vida
Cartel Campaña Visión y Vida
La terapia visual como herramienta contra el fracaso escolar

La asociación quiere dar a conocer a las familias algunas de las diferentes herramientas con las que cuentan los profesionales de la salud visual para tratar a menores con problemas de visión. Una de ellas es la terapia o entrenamiento visual, una especialidad optométrica en la que, por medio de ejercicios visuales, se diseña un plan personalizado para cada niño que ejercita su capacidad de enfocar correctamente la imagen, alinear los ejes visuales al plano correcto y agilizar los rápidos y precisos movimientos de los ojos requeridos para la lectura. Con este plan de ejercicios mejoran las habilidades visuales y la recepción y procesamiento de toda la información que se recibe a través de los ojos.

Es crucial que las familias sepan que la visión no solo se trabaja o cuida mediante equipamientos visuales. Los profesionales de la visión cuentan con muchas herramientas que pueden hacer el día a día de las personas, sobre todo los menores, mucho más sencillo y pueden mejorar su desarrollo y rendimiento diario en la escuela.

Publicidad
Artículo anteriorOCT Triton de Topcon
Artículo siguienteNueva entrega de Cione Magazine