Publicidad

Grupo Prats vive un momento histórico. Acaba de cumplir 50 años en los que se ha labrado una merecida fama de proveedor serio y profesional, características que le han permitido llegar a celebrar estas Bodas de Oro. Y con la mirada más puesta que nunca en un presente y un futuro apasionantes: inmerso en un proceso de expansión internacional que incluye Europa y América (Central y Sudamérica) y con el I+D en el epicentro, como lo demuestra el hecho de que, tras el área de producción, sea donde más inversión se lleva a cabo.

Industrias Optica Prats se crea en el año 1969, 50 años después, ¿cual fue la génesis, el motivo y las circunstancias de la creación de la empresa?¿Qué balance se puede hacer?

Nos situamos alrededor de 1927 en el Mas de las Matas, provincia de Teruel. PRATS nació gracias al empeño de mi abuelo por iniciar su andadura en el terreno de la industria, ya que pensaba que sería más estable que el negocio familiar de aquella época, el del melocotón, que está sujeto al clima, las plagas, la estacionalidad, ya que por aquel entonces no teníamos melocotones todo el año, así que se necesitaba otra actividad complementaria. Su visión de futuro y, lo que hoy llamaríamos emprendimiento, le llevó a instalar un taller de óptica oftálmica. Visto dónde hemos llegado con esos orígenes diría que el balance es excelente.

En el transcurso de estos años, el diseño, la investigación, el desarrollo de las lentes oftálmicas, ¿ha sido vuestro único objetivo?

Sin duda, nuestra apuesta por aplicar la tecnología en la fabricación y el cálculo de las lentes oftálmicas ha sido uno de nuestros principales objetivos de empresa. En PRATS hace ya 25 años que iniciamos un proceso de automatización en todos nuestros procesos productivos lo que nos ha permitido fabricar nuestros productos con un alto nivel de calidad y fiabilidad y, a su vez, contener los costes de producción, hecho que nos ha permitido seguir siendo competitivos.

Pero no sólo nos hemos centrado en los desarrollos relacionados con las lentes, también fuimos el primer fabricante que se posicionó claramente por crear un programa de pedidos online para que el óptico pudiera enviarnos el pedido directamente desde su ordenador. Creamos el primer Amazon de la óptica, para el óptico profesional, cuando los ordenadores todavía conectaban con un modem por línea telefónica analógica.

Publicidad

Esa unión entre pedidos online y fabricación robotizada hace que PRATS tenga un reconocimiento de empresa líder en el sector.

50 años dan para mucho. ¿Cómo era el sector en aquellos momentos históricos y como lo ves en el momento actual? Y en cuanto a la relación con los ópticos, ¿de qué forma ha evolucionado?

No tiene nada que ver, ni en la tecnología del producto, ni en la forma de comercializarlo. Los laboratorios ópticos eran más talleres que no fábricas, y las ópticas eran más farmacias antiguas que no tiendas. Hoy los talleres son industrias y las ópticas son centros optométricos con un componente muy importante de moda. Una evolución lógica y acorde con el resto de avances.

Respecto a la relación con los ópticos, en época de mi padre, la venta era de tú a tú, la garantía del fabricante, por así decirlo, la daba el buen hacer, la seriedad del trato y el compromiso directo y personal de unos con otros. Todos nos conocíamos en el sector. Hoy en día, el óptico trata con corporaciones, por eso alguno se sorprende cuando pueden llamar por teléfono al Consejero Delegado de PRATS y comentarle sugerencias o problemas. Y ese trato personalizado como empresa es uno de nuestros fuertes y no lo queremos perder, a pesar de la lógica evolución del sector y de PRATS.

A Prats siempre le ha acompañado el aura de la seriedad, el compromiso y la eficiencia en su quehacer. ¿Crees que esta singularidad ha llegado con toda nitidez al mercado?

Sí, por ejemplo, hace 6 años renovamos toda nuestra identidad corporativa para mostrarnos como una empresa “Focusing on you”, es decir, una empresa enfocada a los intereses y necesidades del óptico. Lo que hicimos fue que nuestra imagen como PRATS reflejara lo que he comentado antes, ese trato personalizado al óptico que siempre hemos intentado ofrecer como empresa.

«En PRATS hace ya 25 años que iniciamos un proceso de automatización en todos nuestros procesos productivos lo que nos ha permitido fabricar nuestros productos con un alto nivel de calidad y fiabilidad»

La situación de la empresa en el mercado doméstico es muy sólida. El laboratorio en Madrid, las instalaciones de Barcelona, Portugal etc. os permiten una eficacia y rapidez envidiable. ¿Se ha pensado en pelear en los mercados internacionales? ¿La instalación en Portugal del nuevo laboratorio de producción va en este sentido?

En efecto, hace ya 30 años que dimos el salto a Portugal, instalando un laboratorio en Lisboa y precisamente no hace ni dos meses que lo hemos trasladado a unas nuevas instalaciones que son la envidia del resto del grupo y tienen un claro enfoque hacia la internacionalización.

Estamos viviendo ahora un claro avance en nuestro proceso de expansión internacional que retomamos hace 6 años debido a la última crisis en la que nos vimos inmersos. No hay nada como una buena crisis para reinventarte. Hemos abierto una delegación en Bogotá (Colombia) y actualmente estamos consolidando nuestras exportaciones en el mercado centro y sudamericano y abriendo nuevos mercados en la zona europea.

Es constatable que la calidad de vuestros fabricados compite con los grandes operadores globales. Lo confirma el hecho de que sois una empresa galardonada en diferentes ocasiones y por diferentes organismos; “Trayectoria empresarial” “Alegría de vivir” etc., y por supuesto por la importante aceptación de los operadores españoles. Para seguir contando con el aprecio del mercado y ofrecerle productos competitivos, ¿es imprescindible la inversión en I + D, cuanto destináis a ella?

De hecho las lentes progresivas son el producto de más valor en el sector de las lentes oftálmicas, por lo que es natural que en las lentes progresivas se concentren los más altos niveles de desarrollo y de inversión en I+D. Más que detallar una cifra podríamos afirmar que, después de la inversión en el área de producción, I+D es la segunda área de la empresa en la que más se invierte.

VIMAX, CSR, BSS… ¿qué vendrá en los próximos años? Y en el plano general, ¿cuál será la próxima revolución/evolución de las lentes oftálmicas?

Los desarrollos son constantes cuando estás fabricando un producto tecnológico. Después de conseguir diseñar y fabricar lentes personalizadas para cada usuario, ahora estamos entrando en una fase de especialización de la lente según el tipo de uso de visión que esa persona va a dar a su gafa. Un usuario que está 8 horas sentado frente al ordenador no tiene las mismas necesidades visuales que una persona que está 8 horas sentada al volante de un coche. Estamos creando diseños de lentes que, aparte de ser personalizados, contemplan el tipo de uso que el usuario va a dar a sus lentes para proporcionarle el máximo rendimiento óptico en ese uso concreto. Creo que el sector va a ir profundizando en desarrollos que sigan esta línea de especialización.

En estos últimos años e incluso meses, diferentes empresas han lanzado toda una batería de novedades. Parece que son varios los que se atribuyen el ofrecer “las mejores lentes oftálmicas del mundo”. ¿El optometrista/óptico, entiendes que se ve sometido por ello a una presión excesiva ante su obligación de aconsejar a sus clientes/pacientes lo mejor? ¿Ante el hecho de que las diferencias no son claras y precisas entre cinco o seis marcas? ¿Qué elementos diferenciales ofrece Prats para distinguirse de la competencia/concurrencia?

Es cierto que como consecuencia de los continuos desarrollos tecnológicos se produce una mayor complejidad en la oferta comercial y en la explicación del producto. Es inevitable. Sin embargo en PRATS siempre hemos sido muy claros explicando las características tecnológicas de nuestros productos aunque a veces se nos critica por ello. Pero, a diferencia de otros, no queremos confundir con terminología vacía de sentido para que suene más “moderno”, o cambiarla de nombre cada año para que “suene a nuevo”. Queremos que los ópticos tengan muy claro qué producto están comprando y cuál es su beneficio tecnológico. Estamos “enfocados al óptico” y eso también significa ser claros y no complicar la comprensión de nuestro producto, sino facilitársela.

¿Cómo será el sector del futuro, es decir, ya? Nos cuentan que ya se está ultimando el robot que atenderá en las ópticas; que se implementarán instrumentos de última generación que, casi, prescindirán del optometrista; que nuevos materiales enviarán al baúl de los recuerdos al titanio, acetatos, etc.; que lentes oftálmicas inteligentes se autoprogramarán y alterarán automáticamente sus prestaciones en función de las nuevas necesidades del usuario. ¿Crees que esos avances son una locura?

Es lógico pensar que la tecnología irá haciéndose cada vez más presente en nuestro día a día, no sólo en el ámbito profesional sino también en el personal. Incluso hay quien está hablando de un inminente cambio de modelo económico y productivo debido a esa invasión tecnológica en nuestras vidas. Pero lo que hoy nos parece una locura mañana nos parecerá normal. Hoy nos parece normal llegar a cualquier sitio con Google Maps y tan sólo hace 20 años todos íbamos con mapas de papel en el coche y guías metropolitanas de cientos de páginas. Se los explicas hoy a un niño de 10 años y no se lo cree. Aun así creo que por mucho desarrollo en robots y materiales, tanto el óptico optometrista como el laboratorio seguirán siendo necesarios para que el usuario vea correctamente.

Además de la cuestión técnica, otro tsunami amenaza al sector. Y este es financiero y logístico. Los nuevos monstruos que se están creando y los que se están gestando, van a por el último eslabón de la cadena de valor. Las compras de cadenas de ópticas se verán aumentadas de forma exponencial en los próximos días. ¿Qué hacer ante ello?

Especializarse, ofrecer al cliente el tipo de servicio personalizado que un gigante no puede ofrecer. Las grandes superficies no han acabado con el comercio minorista, pero es cierto que el minorista ha tenido que readaptar su oferta para competir con sus propias armas. Y ahora estamos viviendo la verticalización de la optica, a través de fusiones y adquisiciones a nivel mundial, del fabricante de monturas con el de lentes y la adquisición de cadenas de ópticas. Pero mientras existan ópticas independientes, Prats continuará haciendo lo que mejor sabe hacer desde los últimos 90 años, lentes que permiten, al usuario, ver mejor el mundo.

«Prats continuará haciendo lo que mejor sabe hacer desde los últimos 90 años, lentes que permiten, al usuario, ver mejor el mundo»

Volvamos al inicio y para ir cerrando el círculo. ¿Por qué caminos, vías, derroteros se encamina Prats ante el corto y medio plazo?

Por muchos cambios que vengan en el modelo tecnológico y de negocio y que requerirán adaptarse, una empresa siempre tiene que mantener su personalidad, aquello que la hace diferente del resto de competidores. Nuestro objetivo es seguir siendo innovadores y competitivos manteniendo nuestros valores, y trabajando año tras año para conseguir la meta de continuar otros 100 años.

¿Eres feliz?

Yo creo que sí, he estudiado lo que he querido, tengo la suerte de tener una familia normal, mi trabajo es apasionante y además cuento con un equipo humano que es capaz de plasmar y realizar las ideas que se me ocurren. Aunque reconozco que la felicidad se alcanza por cumplirse las metas que te planteas, si ves que no puedes alcanzarlas, te las has de replantear. ¿Quién no ha querido ser astronauta? En mi caso después de ver que la nave Apollo no tenía ducha decidí replantearme el futuro y estudiar ingeniería. Además, con nuestro trabajo ayudamos a que sean más felices miles de personas, ya que sin una visión correcta el mundo se ve más gris.

Publicidad