Publicidad

Las gafas siguen siendo un complemento muy de moda y un accesorio con el que expresar nuestra personalidad. A pesar de ello, cuando se trata de salud visual, no siempre estamos dispuestos a llevarlas. Y es que, cuando se trata de ponernos gafas por la edad, estamos dispuestos a renunciar a ver mejor en muchos aspectos de nuestras vidas diarias, según revela el estudio VER&SE BIEN, realizado por Essilor a 3.000 españoles de entre 39 y 54 años.

En concreto, un 68% de los españoles no usaría gafas mientras mantiene relaciones sexuales, seguido por un 61% que renunciaría a ellas para ir a la playa o a la piscina y un 54% lo haría a la hora de practicar deporte. A pesar de los reparos que tenemos en ponernos gafas por la presbicia, no estamos en contra de ellas y los encuestados consideran que éstas pueden aportar un toque interesante (28%), personalidad (26%) y estilo (29%).

destaca el componente emocional como principal razón para no tratarse la presbicia, siendo la sensación de hacerse mayor el principal motivo con un 50%

“La presbicia es un problema visual que llega en la edad más adecuada. No sirve de nada aguantar y tendemos a hacerlo hasta límites insospechados, no dándole la suficiente importancia al hecho de poder enfocar bien en la realización de nuestra actividad diaria”, explica Zoraida Marquès, óptico-optometrista de Essilor.

A pesar de que las molestias por no tratar la presbicia puedan ir desde el dolor de cabeza al picor o enrojecimiento de ojos, nos cuesta admitir que tenemos un problema. En este sentido, destaca el componente emocional como principal razón para no tratarse la presbicia, siendo la sensación de hacerse mayor el principal motivo con un 50%. Cabe destacar, son los hombres a los que más les preocupa este aspecto (67%), en comparación con las mujeres (62%). La segunda razón sería considerar que se pueden manejar, aunque no vean como antes (48%).

Publicidad

“Lo mejor es tomarse la presbicia con naturalidad y, sobre todo, intentar corregirla lo antes posible para evitar un empeoramiento mayor de nuestra salud visual”, añade Zoraida Marquès, “porque, sin ninguna duda, viendo bien se disfruta mucho más”.

 

 

Publicidad