Publicidad

La asociación de utilidad pública Visión y Vida recuerda en la proximidad de ‘la vuelta al cole’ que una buena visión es clave para que los estudiantes alcancen sus metas académicas, sobre todo en los primeros años de su etapa escolar.

Actualmente, según el Ministerio de Educación, hay más de nueve millones de alumnos en España en enseñanza no universitaria. De ellos 1,8 millones son alumnos de Educación Infantil y casi tres millones de Primaria. Los estudios realizados por el CGCOO alertan de que la mitad de los niños que necesitan gafas no las usan por desconocimiento de sus padres.Consejos vuelta al cole

Para prevenir situaciones como estas, en las que una mala visión puede conducir al fracaso escolar, es necesario que durante el primer trimestre del año todos los niños se sometan a una revisión visual para comprobar que están preparados para enfrentar con éxito el curso”, explica Salvador Alsina, presidente de la asociación.

Con el regreso a la escuela, se retoma una etapa de mucho estrés visual, ya que el niño, tras un verano con mayor tiempo de ocio al aire libre y en espacios abiertos como el campo o la playa, vuelve a una jornada de colegio donde la mayoría ya cuenta con pantallas digitales, y, después, lo normal es que tengan tiempo libre ante televisión, móvil o tablet.

Publicidad

Los menores no deberían pasar más de dos horas al día ante pantallas y, debemos alentarles a realizar  actividades extraescolares que fomenten una vida activa y al aire libre, ya que la realidad actual es que los jóvenes solo están una hora al día disfrutando de actividades en el exterior, lo que perjudica no solo a su visión, sino también a su salud en general”, recuerda Alsina. Así, la asociación avisa de que las tasas de miopía están aumentando de manera exponencial, llegando a afectar a siete de cada diez universitarios del país.

es necesario que durante el primer trimestre del año todos los niños se sometan a una revisión visual

Con la campaña  ‘vuelta al cole’ la asociación quiere recordar a profesores y familias que algunos de los síntomas que deben hacernos sospechar de la existencia de un problema visual son el bajo rendimiento del alumno en comparativa con sus compañeros, la falta de coordinación óculo-mano, la fatiga visual (que se puede detectar por enrojecimiento de los ojos o frotamientos), la baja concentración o problemas de compresión lectora y la mala postura (demasiada cercanía al papel o televisión), así como errores en actividades cotidianas como pintar, leer (confusión de letras o salto de palabras)

Publicidad