Publicidad

Frenar el desarrollo de la miopía en niños y adolescentes, evitando dificultades durante su etapa de aprendizaje y eliminando el riesgo de que desarrollen patologías oculares en la vida adulta, es el objetivo del Grupo Federópticos. Para ello, acaba de poner en marcha una campaña de sensibilización con la que busca promover el cuidado de la salud visual de los pequeños adoptando las soluciones visuales que pueden ralentizar el desarrollo de la miopía.

A través de los mensajes Ellos podrán llegar donde quieran. Su miopía no y Deja volar su imaginación, no su miopía, Federópticos hace un llamamiento a las familias de niños y adolescentes con miopía para que acudan a cualquier centro de salud visual de Federópticos. “Los profesionales de los centros ópticos del Grupo Federópticos, ópticos-optometristas titulados, poseen la formación y la experiencia precisa para aconsejar, de manera personalizada, la adopción de las medidas que posibiliten el control de la miopía”, subrayan desde la compañía.

Frenar la Miopía

La miopía es considerada la pandemia silenciosa del siglo XXI. El avance de la miopía entre la población es tal que, si no se adoptan las medidas necesarias, la Organización Mundial de la Salud advierte de que, en el año 2050, la mitad de la población mundial será miope.

Publicidad

Es muy importante frenar el avance de la miopía para evitar que supere las 6 dioptrías y se convierta en miopía magna. La alta miopía o miopía magna es un factor de riesgo que multiplica la probabilidad de padecer patologías oculares en la vida adulta y puede provocar, en el peor de los casos, la pérdida visual. Afortunadamente, controlar y frenar el avance de la miopía ya es posible.

Hoy en día se puede lograr utilizando lentes oftálmicas de desenfoque periférico. Estas gafas han demostrado su eficacia al detener el aumento de la miopía durante la infancia y la adolescencia. Son muy cómodas ya que se fabrican a medida de la ergonomía visual de cada usuario.

También se pueden utilizar lentes de contacto. Las lentes de desenfoque miópico permiten frenar la progresión de la miopía. Estas lentes son fáciles de manejar y aplicar y, además de aportar una mayor libertad para realizar todo tipo de actividades, permiten controlar el desarrollo de la miopía.

Otra solución para frenar el avance de la miopía es el uso de lentes orto-k. La ortoqueratología es una técnica reversible y totalmente segura que moldea la córnea durante el sueño y permite una visión nítida durante el día sin necesidad de utilizar gafas ni lentes de contacto.

Hábitos para promover la salud visual

La miopía es un error de enfoque por el cual las imágenes lejanas aparecen borrosas. Aunque tiene un claro componente genético, otros factores ambientales influyen en su desarrollo. Por eso, Federópticos apela a las familias a seguir una serie de consejos para prevenir el desarrollo de la miopía.

Es muy importante que los niños realicen actividades al aire libre durante todo el año. El cuidado de la alimentación también es básico para mantener una buena salud visual. En la dieta no debe faltar la vitamina D y es recomendable evitar las grasas saturadas y el colesterol.

A la hora de realizar los deberes o mientras leen, se debe mantener una distancia al papel de unos 30 ó 40 centímetros. Además, es preciso contar con una buena iluminación.

En cuanto a los dispositivos móviles, hay que limitar el tiempo de uso y evitar que pasen horas frente a la pantalla de ordenadores, tabletas o teléfonos móviles.

“Las familias de niños y adolescentes con miopía deben promover las revisiones visuales periódicas para conocer el estado de la visión de los pequeños, determinar el desarrollo de la miopía y adoptar, cuando sea preciso, las medidas necesarias para frenarlo”, concluyen.

Publicidad
Artículo anteriorClaves del eRetail Congress 2022
Artículo siguienteConóptica participa en el congreso EFCLIN