Publicidad

Ópticos y ópticas voluntarios de Ver para Crecer realizaron un examen visual a cien personas el pasado 25 de abril en Barcelona, en colaboración con Sant Joan de Déu Serveis Socials. Fue la cuarta acción en la Ciudad Condal, tras la que, en los cuatro años de existencia del proyecto, se ha revisado la vista a 400 personas y entregado 147 gafas nuevas, a las habrá que sumar las 63 recetadas en esta última acción.

Siete voluntarios ópticos optometristas se encargaron de organizar y efectuar los correspondientes exámenes optométricos. Como resultado recetaron gafas a sesenta y tres personas. En el plazo de un mes las recibirán nuevas, hechas expresamente para su graduación actual, y de forma gratuita.

Contando las de ayer, son ya 400 revisiones, en cuatro acciones diferentes, las llevadas a cabo en Barcelona, desde el inicio del proyecto, en mayo de 2015. Las tres últimas se han puesto en marcha precisamente en colaboración con Sant Joan de Dèu. En estos casi cuatro años, se han llevado a cabo 3.000 revisiones a personas en riesgo, y entregado cerca de 2.000 gafas a quienes las necesitaron, en 18 ciudades españolas y 31 convocatorias similares.

Para las personas en situación de vulnerabilidad con las que trabajan Sant Joan de Déu y el resto de entidades  no es fácil acceder a la salud visual, “ni a una revisión óptica de calidad, ni mucho menos a unas gafas nuevas, porque lamentablemente, se ven obligados a priorizar sus recursos”, afirma Marta Tello, responsable de comunicación de Sant Joan de Déu. Sin embargo, después de tres años consecutivos con proyectos en Barcelona, “los comentarios de las personas que atendemos indican que gozar de una buena salud visual les ayuda de manera efectiva a mejorar su vida”, confirma Tello.

Ver para Crecer
Siete ópticos optometristas voluntarios de Ver para Crecer atendieron a 100 personas en Barcelona
Publicidad

Por ejemplo, a muchos de ellos les ayuda a seguir cursos para mejorar su empleabilidad. Asimismo, son muchos puestos de trabajo los que requieren de una buena agudeza visual. “Nuestra experiencia nos indica que sus gafas nuevas se convierten en una herramienta facilitadora”, añade.

Por otra parte, Sant Joan de Déu ha comprobado también que la mayoría de los beneficiarios también experimenta mejoras en su salud general, en su bienestar, con sus gafas nuevas. “No ver bien genera malestar, dolores de cabeza, y eso también nos lo cuentan las personas con las que trabajamos”, puntualiza la responsable.

El óptico Xavier Llobet en plena actuación revisora

La colaboración de Ver para Crecer con Sant Joan de Déu – Serveis Socials es cada vez más fluida, estableciéndose una periodicidad de al menos una visita al año. “Ver para Crecer presta un servicio necesario para las personas que atendemos. En nuestros equipamientos acogemos a personas nuevas cada año, y, por lo tanto, constantemente tenemos a nuevos demandantes del servicio”, afirma en este sentido Tello.

Entre las personas que se revisaron la vista ayer había muchos que nunca había llevado gafas, pese a necesitarlo, y otras que mantenían las mismas, con una graduación desactualizada, desde hace años. “Lo que redondea la acción es que pueden elegir una montura; algo que va más allá de cubrir un servicio, se trata de dignificarlo. Este hecho hace que los participantes se sientan especialmente bien, ya que colaboran activamente de la acción y su decisión tiene un peso. Les hace sentirse cómodos y valorados. También así mejora su autoestima”, concluye Marta ello.

Ver para Crecer
La actividad de Ver para Crecer fue intensa y productiva

Para Lucía Siles, de Óptica Campmany, una de las voluntarias que cedió su jornada laboral, esta fue su primera experiencia en materia de cooperación. “Ha sido una jornada muy bonita. He notado el agradecimiento de la gente, me ha encantado venir. Repetiré”, decía Lucía, que no descarta embarcarse en el futuro en algún proyecto de cooperación internacional.

Para Marta Casillas, portavoz de Ver para Crecer  “ayudar a Sant Joan de Déu en la labor que desempeña con estas personas a diario encarna el propósito de estas acciones: colaborar, desde la salud visual, a que la búsqueda de nuevas oportunidades para estas personas sea una auténtica realidad, y para la mejora de sus vidas”.

Publicidad