Publicidad

La quinta edición de las Jornadas Internacionales de especialistas en Baja Visión celebradas el fin de semana del 18 al 20 de octubre en el auditorio Bizkaia Aretoa de Bilbao, contó con la presencia de más de 100 profesionales. 

Durante tres días, más de un centenar de participantes reunidos en el auditorio Bizkaia Aretoa, contaron con un extenso programa formativo que reunió a especialistas en Baja Visión, pacientes y patrocinadores. Los asistentes pudieron actualizar sus conocimientos y descubrir novedades tecnológicas y ayudas ópticas existentes, para poder trabajar con el resto visual que aún conservan los pacientes afectados de esta dolencia.

Contenido de las jornadas

La ponencia del doctor Michelle Jurilli, trató sobre visión frágil, que incluye a todos aquellos pacientes con patologías visuales con una agudeza visual de entre 0.8 y 0.4, pero que sienten que su nitidez visual se reduce y su visión funcional empeora.

Jurilli explicó que, identificada y tratada a tiempo, la visión frágil puede mejorar y aprovechar al máximo su resto visual, desde el momento en el que se empiezan a notar sus carencias.

Publicidad

En otra de las conferencias, el doctor Amir Amedi explicó a los asistentes cómo trabajar la neuroplasticidad y sustitución sensorial de la visión para lograr que los pacientes ciegos o con baja visión perciban sensaciones visuales por medio de estimulación auditiva, un paso más para mejorar su calidad de vida.

Uno de los eventos que atrajo mayor atención de los asistentes fue la mesa redonda conducida por la doctora Itxaso Herrera en la que se debatió sobre los lazos de colaboración existentes entre oftalmólogos y ópticos para el tratamiento de los pacientes de baja visión.

El debate llegó a la conclusión de que sigue existiendo una gran falta de comunicación entre ambos colectivos, instando a todos a colaborar desde su vertiente profesional y permitir al paciente que su resto visual sea abordado desde un enfoque multidisciplinar, para que realmente pueda mejorar su calidad de vida.

Las jornadas coincidieron con acciones realizadas por asociaciones de pacientes, como Besigare, para promover la comprensión ciudadana por medio del distintivo ´Tengo baja visión’.

Novedades en el sector Baja Visión

Entre las novedades presentadas destacan las gafas Orcam My Eyes que leen libros, pantallas y otros soportes permitiendo grabar información para utilizarse en el futuro, o las Low Vision Lens de Retiplus, un equipamiento óptico basado en la realidad aumentada.

También se presentaron las Acesight, un visor electrónico de realidad aumentada para pacientes con reducción de agudeza visual.

Asimismo, los asistentes pudieron conocer las Biel Glasses unas gafas que combinan visión en 3D, inteligencia artificial y realidad virtual y aumentada para dar soluciones de movilidad al afectado de baja visión.

Por parte de los patrocinadores destacó la presentación de la lupa Vario Digital FHD, de Eschenbach Optik, un amplificador de escritorio plegable con excelente calidad de imagen y diseño, o las Fonda Myop, gafas que ofrecen varias soluciones en una, ideales para personas con miopías de elevadas a altas, con magnificación de cerca para personas con baja visión.

Prats y Essilor presentaron sus catálogos y novedades en lentes progresivas y monofocales. Por su parte, MLoptics presentó filtros selectivos para lentes de contacto, pensadas para pacientes con necesidades especiales.

Por otro lado, Luneau Technology mostró toda la tecnología de su catálogo para la monitorización y tratamiento de los pacientes.

Además, en la exposición de ayudas visuales globales, se pudo observar el funcionamiento del AbleCenter de AVS, una unidad formada por una cámara móvil verticalmente y con giro de 360° conectada a un emisor wifi que envía las imágenes captadas a los dispositivos de los usuarios conectados.

La firma Deskomunal presentó sus avanzados equipos informáticos con pantallas y teclados de gran tamaño para personas con baja visión.

Otras empresas participantes fueron Nua Biological que ofreció información sobre el papel primordial de la micronutrición celular y los suplementos alimentarios, o Federópticos, que promocionó sus servicios especializados en baja visión.

Publicidad