Publicidad

El pasado 18 de diciembre, siete ópticos voluntarios revisaron la vista a 86 personas en situación de vulnerabilidad, en colaboración con Sant Joan de Déu Serveis Socials en las instalaciones del albergue de esta institución en Valencia.

Fueron 75 los atendidos que necesitarán gafas, que recibirán en el plazo de un mes, nuevas, a medida y completamente gratis. Con esta acción, ha sido la tercera vez que el proyecto Ver para Crecer recala en Valencia.

Desde su inicio, en junio de 2015, este proyecto solidario de salud visual ha revisado la vista de 3000 personas y entregado 2000 gafas a personas en riesgo de exclusión de la mano de 16 fundaciones y entidades de toda España.

Siete ópticos optometristas voluntarios revisaron ayer la vista de 86 personas en riesgo de exclusión social, con las que trabaja a diario Sant Joan de Déu Serveis Socials Valencia. Casi la totalidad de los atendidos necesitaban ayudas visuales por primera vez,  o bien actualizar la corrección de las gafas que llevaban puestas. Las recibirán nuevas y sobre la montura que eligieron entre una amplia selección.

Publicidad

La acción, vigésimo octava del proyecto en España y tercera en Valencia, se llevó a cabo en el albergue que la institución tiene en la calle Luz Casanova, 8. El proyecto ‘Ver para Crecer‘ se apoya en la experiencia en materia de cooperación de la Fundación Cione Ruta de la Luz y en la capacidad tecnológica de la iniciativa ‘Vision For Life’, de Essilor. Su objetivo es revisar la vista de personas sin recursos o en situación de vulnerabilidad en España, apoyando a organizaciones locales que trabajan con estos colectivos.

Desde su nacimiento en mayo de 2015, Ver Para Crecer ha revisado la vista de 3.000 personas en veintiocho misiones ópticas, y entregado casi 2.000 gafas graduadas a beneficiarios de múltiples organizaciones a lo largo de todo el territorio nacional.

A uno de los beneficiarios de la acción de ayer en Valencia, se le rompieron las gafas dos decadas atrás. Su fuerte astigmatismo no le ayudaba en cualquier intento de reinserción. Ángel Guzmán, óptico optometrista de Audióptica Mediterránea, confirmó tres dioptrías en cada ojo. Al cambio en su vida que ha propiciado el proceso tutelado de reinserción social de la mano de Sant Joan de Déu Serveis Socials, se sumó ayer la inyección de moral que le aportarán sus gafas nuevas.

Otra de las voluntarias, Rosa Perales de Óptica L’Alguer explicó otro caso de una persona de 50 años de edad. Con cuatro dioptrías de hipermetropia en cada ojo, además de presbicia. “no podía ver, a menos que forzara mucho la vista. Con las cuatro dioptrías corregidas por sus gafas nuevas, va a ganar mucha agudeza visual”. Cuando las reciba, se sentirá más seguro a la hora de buscar un trabajo, que también para eso sirven las gafas, y contar con una adecuada salud visual. “Es un placer sumar nuestra aportación a la magnífica labor que hace, también en Valencia, la entidad San Juan de Dios. Ojalá las gafas ayuden a todas estas personas a seguir buscando, y encontrar finalmente, una segunda oportunidad”, valora Sara Calero, gerente de la Ruta de la Luz, presente ayer en la acción.

Rosa Peiró técnico en Sant Joan de Deu Serveis Socials, es la responsable de convocar a las personas en situación de vulnerabilidad que fueron revisadas, nos confirma que “Nada más terminar la acción, las trabajadoras sociales ya nos estaban preguntando cuándo la íbamos a repetir” 

Gracias al proyecto Ver para Crecer iniciado en 2017 en colaboración con la entidad, Sant Joan de Deu Serveis Socials Valencia ha sido consciente de las verdaderas necesidades visuales de sus beneficiarios, “como el de un señor que llevaba dos meses sin quitarse las lentillas” comentan desde la institución.

Por otro lado, Peiró destaca la labor de los ópticos voluntarios. “Su labor desinteresada nos da la esperanza de que otro mundo es posible. La solidaridad existe. Me emociona ver como el proyecto Ver Para Crecer crea el escenario idóneo en sus acciones. Los ópticos tratan a estas personas con el mismo respeto y cariño que a cualquier cliente de su óptica. Y, para ellas, que proceden del mundo de la exclusión, percibir ese buen trato, poder elegir su montura, y que les hagan una revisión tan profunda, mejora su autoestima”, termina.

Ver para crecer
Grupo de voluntarios que participaron en la acción de Ver para Crecer en Valencia
Publicidad