Ópticos & crisis. Ganaremos

El año 2020 fue un año que sentó un antes y un después en nuestra historia. En la historia de toda la humanidad. Pensábamos que era algo temporal, que había llegado para no quedarse y rápidamente nos hemos dado cuenta de que 2021 no era la panacea de la vuelta de nada, aunque así lo esperáramos.

Soy una persona realmente optimista por naturaleza y ante todo creo en la capacidad de todos para recuperarnos y en la adaptación al cambio constante y rápido, así como en la superación ante las adversidades.

Nuestro sector ha estado muy afectado como todos- ya lo sabemos- por esta pandemia, que ha asolado nuestra vida y nuestra forma de entenderla pero que también nos ha abierto los ojos a nuevas realidades, nos ha hecho más fuertes, más creativos y más capaces de crecer y de trabajar en pro de un bien común.

“En CECOP vamos a seguir apostando
por poner en valor la figura del óptico,
por demostrar que somos figuras de primera necesidad”

Pertenezco a este sector, el de la óptica, que ha demostrado que hemos sido capaces de afrontar e ir trabajando esta crisis de forma brillante convirtiéndonos aún más, si cabe, en un sector de primera necesidad. Un elemento clave de valor para nuestra sociedad, porque, ¿qué más importante que cuidar nuestra salud?

Publicidad

La salud ocular desde luego es determinante para todos y esta comunidad ha demostrado con creces estar siempre ahí al pie del cañón. De hecho, las ópticas asociadas a CECOP que priorizan la optometría y la confianza en el trato han sido formalizadas y han demostrado que están siempre abiertas y atendiendo las necesidades de nuestros pacientes.crisis óptica

En CECOP vamos a seguir apostando por poner en valor la figura del óptico, por demostrar que somos figuras de primera necesidad -como ya decía antes- en el modelo de salud actual español y que nuestra labor, vuestra labor ahora cuando además vivimos otra pandemia como la de la miopía es clave para cuidar la salud ocular de nuestra sociedad y sobre todo, de nuestros niños, que son ahora mismo los más afectados.

Este mensaje es sin lugar a dudas positivo, porque esto sólo nos puede hacer avanzar, crecer, mejorar y hacer lo que siempre ha estado en nuestro ADN ayudar a todos nuestros pacientes a ver el mundo mejor.



Este artículo fue publicado en la edición de marzo de Optimoda Plus. ¿Ya la has disfrutado?

 

Publicidad
Artículo anteriorLa lectura, la primera víctima de la presbicia
Artículo siguienteEl desinterés por la lectura puede ser signo de un problema visual