La salud visual, clave para garantizar una vida sana en todas las etapas de la vida

Actualmente, 25,5 millones de ciudadanos en España sufren un problema visual. La cifra podría ser muy superior, dado que dos de cada diez personas jamás se ha sometido a un examen optométrico. Sin embargo, sabemos que la vista es el sentido que más teme perder el 90% de la ciudadanía, dado que es uno de los aspectos claves para disfrutar de una buena calidad de vida hasta la vejez.

La OMS ha establecido el año 2020 como el año de la visión, con un objetivo muy claro: erradicar los casos de ceguera evitable en el mundo. La realidad es que las enfermedades de retina constituyen la primera causa de ceguera a nivel mundial y su prevalencia va en aumento. Entre ellas destacan las cataratas, la degeneración macular asociada a la edad, la retinopatía diabética y el glaucoma. Este último se conoce como “el ladrón silencioso de la visión”, dado que es asintomático hasta que ha privado de cerca del 40% de la visión al paciente y sus consecuencias son ya irreversibles.

Visión y Vida

Es tal la necesidad de educar e informar sobre la necesidad de cuidar la visión en nuestro país, que la asociación de utilidad pública Visión y Vida, fundada en el año 1.955 lleva décadas lanzando campañas de concienciación y revisión visual en todas las etapas de la vida, puesto que en esta área la prevención es clave, dado que el coste social de una mala visión de los ciudadanos es inasumible para las sociedades actuales.

Comenzando con la etapa infantil, sabemos que uno de cada tres casos de fracaso escolar se relaciona con un problema de visión no diagnosticado, y que más del 30% de las dificultades de aprendizaje derivan de problemas de eficacia y percepción visual.

Ver para Aprender

Publicidad

Sin embargo, sabemos que tres de cada diez menores de siete años nunca se ha sometido a una revisión visual. Como consecuencia, seis de cada diez niños/as detectó por sí mismo su problema visual, dejando patente el fallo de los sistemas rutinarios de revisión y prevención. Por ello, la asociación está diseñando su cuarta edición de la campaña Ver para Aprender, que pone en contacto a profesionales de la optometría con centros de educación primaria para la revisión de los alumnos y la información a padres y profesores.


La OMS ha establecido el año 2020 como el año de la visión, con un objetivo muy claro: erradicar los casos de ceguera evitable en el mundo


Continuando con la etapa de la adolescencia, la sociedad actual en la que vivimos trae aparejado lo que la OMS considera “la nueva pandemia mundial del siglo XXI”, la miopía.

Millenials miopes

En España, el 63% de los universitarios ya es miope, y los considerados ‘millenial’ -nacidos después del año 2000- son más miopes desde más jóvenes, necesitando más graduación y en un mayor número de individuos.

La miopía, que no es una enfermedad en sí misma, se convierte en un grave problema visual cuando supera las seis dioptrías. Es entonces cuando el ojo miope se considera un ojo patológico puesto que multiplica exponencialmente las posibilidades de sufrir problemas visuales que conducen a la ceguera. Por ejemplo, un paciente con más de siete dioptrías multiplica por 44,2 las posibilidades de sufrir un desprendimiento de retina y por 126,6 las de una maculopatía miópica. Así es que entre el 60 y 70% de los pacientes con desprendimiento de retina son miopes y el 10% de las personas ciegas tenían más de 15 dioptrías.


Entre las causas directas de dicho incremento en nuestra sociedad destacan el abuso continuado de pantallas y dispositivos digitales, la reducción de horas de ocio en el exterior y el estilo de vida sedentario.


Si se analiza la etapa adulta, cabe destacar que en España el 72,09% de la población entre 45 y 54 años requiere de equipamientos ópticos para su día a día. Actualmente hay 17,5 millones de présbitas, dado que la presbicia es un problema natural del ojo humano a partir de los 40 o 45 años, cuando su cristalino pierde su capacidad de acomodación dificultando la lectura en distancias próximas e intermedias. Sin embargo, por descuido del sistema visual o por motivos socioeconómicos, muchas de estas personas utilizan en su día a día gafas premontadas, que limitan su agudeza visual y que no son adecuadas para el 94% de los usuarios.

Campañas

Para promover el cuidado de la salud visual en todas las funciones del día a día, Visión y Vida ha puesto en marcha campañas de revisión de la salud visual de los conductores de la mano de la Dirección General de Tráfico y asociaciones como Fundtrafic o Stop Accidentes, tras conocerse los resultados de su último estudio en el que salió a la luz que siete millones de conductores se ponen al volante con, al menos, una deficiencia visual que afecta a su conducción. De estos, 600.000 ni siquiera deberían conducir por no llegar a la agudeza visual de 0,5 exigida por ley.

Así, llegamos al periodo de la tercera edad, donde la prevención en las etapas previas se vuelve un valor diferencial. Sabemos que actualmente uno de cada cuatro ancianos tiene serias dificultades para ver o no ven nada en absoluto, y el 40,6% de los mayores de 85 años tiene una limitación severa o total debido a un problema de visión.

Buena visión

Porque actualmente no es suficiente con tener una buena vista, es imprescindible tener una buena visión que se adapte a las exigencias derivadas del uso de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la vida, como puede ser el hecho de ver en 3D, algo imposible para el 15% de la población. Sin embargo, la realidad es que las condiciones sociales, el sexo y el trabajo realizado siguen suponiendo diferencias en cuanto al estado de la salud visual de la persona. Esto se constató durante el periodo de crisis vivido entre los años 2010 y 2013, cuando las revisiones visuales rutinarias registraron un descenso del 25%. Fue el momento cuando los profesionales de la visión comenzaron a hablar de la ya consolidada “pobreza visual”.

A pesar de la recuperación económica que se comienza a sentir, destaca que solo dos de cada diez españoles se ha revisado la visión en los últimos doce meses, mientras que la mitad sí que ha acudido al dentista. Esto hace constar la importancia de seguir trabajando en la consecución de los objetivos del milenio, fomentando el cuidado preventivo de este sentido que es clave para el bienestar de la persona en todas las etapas de la vida.

72.000 personas ciegas en España

Lo imprescindible es ser conscientes de que si queremos cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio debemos trabajar, entre otros aspectos, para mejorar el estado de la salud visual de los ciudadanos, dado que actualmente existen 72.000 personas ciegas en España y cerca de un millón de pacientes con baja visión. Si no se toman medidas a tiempo, si no se frena la pandemia de la miopía, si no se realiza un cuidado preventivo de la visión para la detección temprana de problemas como el glaucoma, podremos ver que en una de las sociedades desarrolladas del mundo su ciudadanía disfruta de un bienestar y salud general muy pobre debido a su mala visión.

Publicidad