Formas 2.0

No reniego de mi origen
pero digo que seremos
mucho más que lo sabido, los factores de un comienzo. 
Españoles con futuro
y españoles que, por serlo,
aunque encarnan lo pasado no pueden darlo por bueno. 
Recuerdo nuestros errores
con mala saña y buen viento.
Ira y luz, padre de España, vuelvo a arrancarte del sueño.

Versos para pensar, versos para recordar. Bella poesía de Gabriel Celaya que me viene a la memoria, en estos días tan diferentes y especiales.

Días que están cambiando las cosas con una evidencia contundente.

Me voy a permitir lanzar un nuevo axioma que apuesto puede ser cierto, en breves semanas; “la potencia y persistencia del recuerdo de una situación, es directamente proporcional al tiempo que la misma es vigente”.

Publicidad

En Wuhan lugar donde se inició el problema a finales de enero, informan que las medidas más drásticas terminarán el próximo día 8 de abril. Su problema más serio habrá existido durante apenas 70 días.

Si damos por buena la regla de tres, en España puede terminar la angustia, un día indeterminado en los primeros días de junio. ¿Le damos a nuestra reclusión los mismos 70/80 días que en Wuhan?

Estamos en los albores de un comienzo, no podemos dar por bueno nuestro pasado en muchas cosas, el virus nos ha vuelto a arrancar del sueño. Es mi particular forma de actualizar los bellos versos de Celaya.

La esperanza es que, en esta ocasión, lo que parece que inventó Euclides y potenciaron mucho más tarde John Napier y Henry Briggs, se convierta en realidad y tengamos un junio esperanzador.

¿Las formas? De relacionarnos, de comerciar, de trabajar, de gestionar, ¿pueden entrar en una nueva era? Todo dependerá del tiempo que duren las actuales circunstancias.

Es mi particular predicción del axioma que me he inventado.

Publicidad