Publicidad

La pandemia de la covid-19 ha revivido la importancia de la mirada: es nuestro punto fuerte de comunicación no verbal y, por ello, esta primavera será más importante que nunca aprender a escoger gafas de sol o graduadas que nos favorezcan y que transmitan aquello que deseamos.

Para realizar una buena elección se pueden utilizar las técnicas de la iconología del arte que ayudan a analizar qué transmiten las obras según aspectos como líneas, formas y colores. Aspectos que también debemos tener en cuenta en nuestra postura o manera de comunicarnos con el de enfrente.

Línea horizontal: al igual que esas personas que tienen amplitud de hombro o una mandíbula marcada y nos transmiten calma, estabilidad y seguridad, las monturas que proyectan una línea horizontal -estática y continua en sus puntos de apoyo- transmite seriedad y eficacia. Ideales para el entorno laboral.

Publicidad

Línea oblicua: la aplicable a personas muy joviales y dinámicas. En el caso de las monturas son aquellas que no tienen un punto de apoyo amplio y, aunque puedan transmitir inestabilidad, son válidas para proyectar una imagen de jovialidad y dinamismo.

“Una línea oblicua de monturas, que encontramos en la forma de cat-eye, ayuda a todas las personas con rasgos caídos, ya que generan dinamismo y rejuvenecen”, señala Andrea Villalonga, la responsable de formar en estos aspectos a los profesionales de la salud visual en el primer seminario de la 2ª edición del Fórum de Gafas, Moda y Negocio.

Línea sinuosa: en el caso de las personas, aplica a aquellas con formas más redondeadas que transmiten cercanía y amabilidad. Si hablamos de monturas, representadas en las gafas más redonditas, podemos suavizar nuestra imagen y ofrecer una estética de amabilidad y adaptabilidad.

Línea redondeada: reflejada en las gafas estilo John Lennon que infantilizan nuestra mirada y nos permiten transmitir dulzura.

Línea quebrada: estas monturas se traducen, en el imaginario colectivo, como aquellas con forma de mariposa muy pronunciada. Su forma permite trasladar la imagen de picos, que nos da a entender contundencia, agresividad y dureza.

Link imágenes explicativas:

https://drive.google.com/drive/folders/1pcmUKJo3c4OL3Q4gjS1Xqx5wEiS8S316?usp=sharing

Además de estas características, siempre debemos tener muy en cuenta la linealidad de la montura, dado que es una característica que puede ayudarnos a que nuestra gafa maximice o reduzca la imagen que transmitimos con ellas: así, “todas las monturas que tengan una linealidad ascendente subirán nuestra mirada, alargarán nuestro rostro y producirán el conocido ´efecto botox´, como ocurre con las cat eye”, explica Andrea Villalonga, la responsable de formar en estos aspectos a los profesionales de la salud visual en el primer seminario de la 2ª edición del Fórum de Gafas, Moda y Negocio, “por su parte, las que tienen una línea descendente nos darán una imagen triste, nos harán parecer mayores y, por el contrario, suavizarán nuestra imagen si esta es muy dura”, continua Villalonga, “finalmente, aquellas de linealidad horizontal nos otorgan imagen de seriedad, pero nos permiten acortar el ancho del rostro”, concluye.

Así, este año en el que moda y salud visual se unen más que nunca, debemos entender que no solo se trata de belleza: tenemos que saber cómo somos, qué primera impresión damos y qué queremos transmitir. Si analizamos estas claves podremos encontrar en la óptica al aliado perfecto para conectar con el resto.

“Sabemos que el repunte de moda en gafas de sol se vivirá esta primavera. Encontraremos en la moda de gafas a nuestro aliado, porque no se trata solo de ver bien, sino de lograr que te vean mejor”, concluye Pedro Rubio, presidente de AEO, sectorial de óptica organizadora de este Fórum que busca dar herramientas al profesional de la visión para conectar con el cliente y asesorar en la venta de este segmento de productos.

Publicidad
Artículo anteriorEschenbach Optik dona 32.000 monturas a Vision for the World
Artículo siguienteCampaña de Protección Solar’21 de Farmaoptics