Destacados nombres del sector expresan su opinión de que la paraóptica siga ganando terreno en el sector, siguiendo un camino similar al que en su momento recorrió, con éxito, la farmacia. ¿Están los profesionales interesados en apostar por este nicho?

Mesa redonda publicada en la revista Optimoda edición 208 correspondiente al cuarto trimestre 2019

1Carlos Crespo

Carlos Crespo
Director General de Multiópticas
Director General de Multiópticas
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

Consideramos que los beneficios que genera este sector van ligados necesariamente a que el cliente se sienta cómodo y sienta que podemos resolver sus problemas de visión, basándonos en el asesoramiento y supervisión de profesionales especializados. La óptica del futuro es aquella capaz de integrar los mejores servicios de salud visual ofreciendo todos los productos de vanguardia relacionados con ésta, así como aquellos propios de estética que puedan interesar al cliente, para que pueda adquirirlos con las mayores garantías, pero especialmente, que estos servicios sean ofrecidos por ópticos cualificados y de la manera más profesional posible.
El mercado nos ha situado en esta situación actual; es cierto que la gran mayoría de profesionales sanitarios tienen unas tarifas que aplican sobre los servicios específicos que cada especialidad brinda. Pero en nuestro sector, muy a nuestro pesar, creemos que dada la situación actual es muy complicado cobrar los servicios ópticos.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

Creemos que esto ya es una realidad: muchas ópticas se han adaptado a las nuevas tendencias comerciales viendo en la venta de determinados productos vinculados al tratamiento del cuidado ocular y de tipología estética una oportunidad para hacer un negocio más rentable. Igualmente, llevamos años ofreciendo soluciones en audiología en nuestras ópticas para poder cubrir las necesidades de personas con pérdidas auditivas.
Si uno analiza el sector del retail, es muy común que la gente realice ese tipo de operaciones a mayores en muchos establecimientos. Siempre que tengamos un hilo conductor que comunique todos nuestros productos.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Entendemos que la apertura a la venta de productor de “paraóptica” puede contribuir a hacer más rentable el negocio, a aprovechar otras alternativas que nos diferencien de nuestros competidores y nos habiliten para satisfacer las nuevas necesidades de nuestra clientela.
En definitiva, ofrecer nuevas alternativas de consumo a nuestros clientes. Nada debe cerrar nuestras expectativas de convertir las ópticas en centros de experiencias para el consumidor.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

No podemos predecir si esto puede ocurrir igual, pero está claro que esos productos alternativos que puedan ligarse al sector de la óptica podrían incrementar el valor y percepción de los consumidores sobre las posibilidades que le ofrece un establecimiento óptico. Generando mayor empatía hacia el sector y por ende incrementando el número de veces que pasan por nuestro centro, aumentando de manera considerable el número de veces que nos pueden llegar a comprar.
Pero como ocurre con las parafarmacias/farmacias actuales, esto deber interiorizarse en las estructuras de cada centro para lograr buenos resultados, y tener paciencia, o lo que es lo mismo: visión a largo plazo.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Hay muchos productos relacionados con el tratamiento del cuidado ocular que se pueden obtener en establecimientos como farmacias, supermercados e, incluso, por Internet. Y son muchos los establecimientos más allá de las farmacias que venden ya productos relacionados con la parafarmacia.
Esta nueva tendencia consiste en la adaptación al medio. Hay que saber evolucionar a los nuevos tiempos y saber satisfacer los requisitos de nuestros consumidores. Si no somos capaces de avanzar hacia el nuevo entorno, sino que por el contrario seguimos haciendo siempre lo mismo, lo normal es que no consigamos un mejor resultado de nuestra profesión, mientras que aquellos que innovan y ponen en el foco al cliente nos adelanten por ambos lados de este camino.
La pregunta no es si reaccionarían, sino que es necesario reaccionar.
En este nuevo contexto, creemos de vital importancia concienciar a la gente de que la figura del óptico-optometrista sigue siendo esencial para garantizar un asesoramiento de producto adaptado a las necesidades visuales particulares de cada usuario. Hablamos de los ojos, una zona extremadamente delicada, que requiere de cuidados específicos y una atención sanitaria especializada si se detectan alteraciones funcionales. Es por ello que el servicio tradicional que prestan los ópticos-optometristas sigue y seguirá siendo esencial.

2Alfons Bielsa

Alfons Bielsa
Óptico-optometrista colegiado
Óptico-optometrista colegiado
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

El hecho de cobrar los servicios profesionales implica un incremento en la facturación, pero pienso que el cobro de servicios profesionales ha de estar complementado por la venta de productos. La inversión en equipamiento y formación es importante. Vivir sólo de servicios profesionales es posible, pero con una buena cartera de clientes y un gran esfuerzo, para poder facturar lo necesario para, como mínimo, poder mantener el negocio. Pienso que tanto los servicios profesionales como la venta tienen que ir ligados, si bien en dos zonas bien diferenciadas dentro del establecimiento. Y si podemos disponer de una sala de espera, mejor. Hay que trabajar con agenda de visitas y horas convenidas, valorar y cobrar los servicios profesionales, dedicando tiempo y atención al cliente.
Al trabajar conjuntamente lo profesional con la venta de productos, ofrecemos al cliente una solución integral personalizada a sus necesidades visuales y estéticas. Salud y moda.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

Podría. Es un tema a tener en cuenta, sin infravalorar la esencia de nuestra propia profesión. Hay un cierto riesgo de diluir, según cómo lo hagamos, nuestro rol como agentes sanitarios en atención visual primaria. Dependerá de que los productos que ofertemos estén más o menos ligados a la visión. No es lo mismo vender productos de higiene ocular, por ejemplo, que telescopios astronómicos.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Siempre y cuando sea dentro del propio establecimiento de óptica, sí. Los productos de paraóptica que podamos dispensar tienen que estar aconsejados desde un establecimiento sanitario de óptica, para garantizar la mejor atención al cliente-paciente.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

Muy probablemente, hay que ser consecuente de nuestra función como agentes sanitarios en atención visual primaria. Es necesario considerar la extensa gama de productos de para-óptica que ya existen en el mercado, como una oportunidad de mejora profesional. Pienso que es muy interesante abordar este campo, pues nos hace crecer como profesionales de la visión y nos hace mejorar en la atención como ópticos-optometristas de las personas. Por ejemplo, en otros paises existe la figura del higienista ocular, una función que podemos asumir perfectamente desde nuestro ámbito profesional.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Sí. Siempre y cuando nos refiramos a productos de paraóptica, pienso que nadie se sentirá incómodo en este sentido. Pienso que refuerzan nuestro rol profesional sanitario. Al contrario, si nos ponemos a vender despertadores, la cosa es distinta. Aunque por otra parte, si nos movemos en el campo de la baja visión, quizás no seria tan raro vender teléfonos adaptados u otros accesorios que puedan facilitar la calidad de vida del paciente con más o menos serias limitaciones visuales.

3Evelyn Plumed

Evelyn Plumed
Directora General Iberia Vision Care
Directora General Iberia Vision Care
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

Primeramente, debemos entender cómo ha cambiado el cliente y sus hábitos de compra en los últimos años y ver hacia dónde vamos. En segundo lugar, debemos entender el papel del óptico como prescriptor en la venta de productos y ser conscientes de la oportunidad que las nuevas categorías representan para la evolución del negocio en el sector.
¡Cada día la competitividad es mayor, no solo en sectores o canales tradicionales, ahora tenemos internet! Además, los márgenes se reducen y el usuario busca precio, servicio y variedad, pero también consejo y conocimiento profesional. Por ello seguir anclado en una política comercial no adaptada a la evolución de la sociedad sin introducir nuevas categorías y productos, supondrá un riesgo muy alto para el establecimiento de óptica.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

Hay que adaptarse a las tendencias y necesidades del mercado. Ante las repercusiones comerciales que supone un mercado óptico cada día más competitivo, en el que grandes operadores, como el mercado online, basan su oferta en reducción de precios y constantes ofertas incluso en productos tradicionales ópticos como gafa de sol, lentillas y líquidos entre otros, obviamente todo óptico debe especializarse, pero a la vez adaptarse y ofrecer nuevas vías de negocio incrementales que palíen dicha política de reducción de márgenes comerciales. Ya son muchos quienes han incorporado nuevas categorías como la optocosmética o paraóptica y con ello no solo amplían su servicio y propuesta de negocio, sino que esto les ayuda a generar mayor rotación de clientes y a afianzar su fidelización.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Como empresarios estamos obligados a ver cómo evoluciona nuestro entorno y a adoptar estrategias comerciales que se alineen con la demanda del usuario, siempre respetando nuestro sentido profesional. La paraóptica es una categoría nueva que aporta servicios y soluciones ópticas a muchos usuarios que buscan solución a problemas comunes relacionados con sus ojos y/o salud ocular y que, si el óptico no se lo ofrece, estos usuarios entrarán y preguntarán en las farmacias u otros centros de proximidad. No tiene sentido no aprovechar nuestra situación y potencial como prescriptores y empresarios, reforzando nuestra atención profesional y a la vez, nuestro negocio.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

Evidentemente los productos de parafarmacia o paraóptica son muy atractivos para el consumidor y dentro de las macrotendencias, el autocuidado de la salud gana peso día a día en una sociedad más preocupada por su bienestar físico, de ahí que por ejemplo la farmacia utilice sus escaparates y exposición en tienda para atraer clientes con productos de cuidado personal, tratamientos cosméticos, nutricionales, etc. Productos todos de alta rotación y que requieren menos tiempo de atención al cliente, con lo que el ratio inversión/beneficio es muy interesante. Por ello, las farmacias han encontrado un filón en esta nueva categoría y apuestan decididamente viendo incrementar su negocio dia a dia. Si el óptico es proactivo puede conseguir que el usuario se acostumbre a visitar también nuestros centros en busca de soluciones a sus necesidades, y podrá generar, al igual que la farmacia, un flujo constante de visitas y reposición de producto.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Por supuesto, tenemos clientes ópticos en todo el mundo que han adoptado esta nueva categoría desde hace más de 10 años y están encantados ¡y sus clientes aún más! Obviamente recomendamos que siempre valoren la profesionalidad y calidad de los productos que incorporen. En nuestro caso hemos desarrollado siempre nuestros productos en estrecha colaboración con profesionales ópticos e instituciones profesionales como Universidad y organismos oficiales, así como con reputados especialistas en Salud Ocular, algo que nos sirve de aval de éxito, garantía y diferenciación frente a empresas y productos ajenas al sector o meramente cosméticas.
Cabe señalar que actualmente el Profesional cuenta con innovadoras y atractivas herramientas dentro de la paraóptica para solucionar problemas estrechamente relacionados con la Salud Ocular y en la medida que vé cómo sus pacientes agradecen este nuevo servicio, se siente más cómodo y apuesta más por esta nueva categoría.

4Lluís Puig

Lluís Puig
Óptico-optometrista colegiado
Óptico-optometrista colegiado
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

Mi respuesta es claramente no.
Me gusta más el planteamiento y enfoque de la VISION de nuestra profesión unida a nuestro establecimiento, a ese escenario que debemos plantear como posible, siempre definirlo a “establecimiento sanitario de óptica”, y aún más, para mí, más adecuado “establecimiento sanitario de Óptica y Optometría”.
No sólo porque lo es, sanitario, sino porque nos interesa que lo continúe siendo, por encima de cualquier connotación comercial. Ese es el marco ideal deseable.
Y si me permitís afinar más, la pregunta que debemos formularnos es, no “aumentar”, sino “¿podrá ser viable económicamente?”.
Eso es lo que debemos priorizar al escribir lo que entendemos por nuestra MISION, que marque nuestros OBJETIVOS bien definidos.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

Una vez definida nuestra MISION, la respuesta debe ser que debemos estar en línea con nuestra VISION, o sea si entendemos que nuestro presente y futuro es el de dar valor a nuestros clientes/pacientes gracias a nuestra formación, preparación y conocimientos, pues todo lo que facilite, complemente y refuerce ese VALOR, es nuestra obligación, el disponerlo, ofrecerlo y facilitarlo.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Me gusta más hablar de dispensación, para mí más valiosa que la de venta, con una relación más proactiva, que aunque sea de productos sin receta, hay una prescripción, la de un profesional de alto nivel de formación, especializado, que somos nosotros.
Creo tener criterio, ya que soy óptico-optometrista y farmacéutico, con 37 años de experiencia, con ópticas y farmacias, y mujer e hija, optometristas y farmacéuticas. Respiro profesión casi 24 horas al día.
El escenario de la pura venta, de la mera entrega, sin añadir valor, es para nosotros un marco perdedor, con el canal on-line será testimonial.
La semana pasada cené con un amigo de Nueva York, retirado, que vino a Barcelona y me contaba que recibe las medicinas desde Chicago, cada mes, emblistadas y personalizadas para él, divididas por día, tomas y dosificación, en su casa. Yo este servicio ya lo hago, pero a mi cliente de proximidad, en mi establecimiento.
¿Cómo voy a competir con macroestructuras comerciales, cuya logística es más potente económicamente, en medios, surtido, mecanización, costes,…?
Me explicaba que él tiene un amigo, de otro estado, que en su pueblo hay una prueba piloto para servir las medicinas mediante drones. Y él lo ve perfecto.
Actualmente, en España, ya se puede recibir la parafarmacia por plataformas tipo Amazon, y me preguntáis si veo la solución de mi futuro confiable en la venta…
Un valor que tiene un establecimiento hasta ahora es el logístico, el ser un engranaje desde los laboratorios al cliente, el aproximar el producto al cliente. Y las facturaciones que se apoyan en el hecho de comprar y vender, sin aportar valor, son más eficientes por otro canal diferente al nuestro.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

Hay una realidad: las personas cada vez se cuidan más, vivimos más años, la salud es cada vez más importante, tenemos más información, nos gusta estar y sentirnos satisfechos de nuestra imagen, de nosotros mismos, la prevención es vital, y los productos que nos ayudan a mejorar la calidad de vida son necesarios.
En nuestro país, yo creo que nuestros líderes políticos no nos tratan, a los ciudadanos, como personas que somos capaces de entender todas las razones. Y eso yo creo que no solo es malo, si no que se puede convertir en un drama. La sanidad pública se financia via impuestos, y el ciudadano no nota en el momento que la usa, su coste. Es universal, de gran calidad y parece a su consumidor gratuita. No somos un país rico.
Los medicamentos en España son de los más baratos del mundo, y encima no tienen casi aportación directa ni copago, por los consumidores. Eso hace que el Estado luche continuamente con bajarlos aún más, restringirlos, establecer contínuos decretos con rappels negativos, para penalizar a las Farmacias, cuyo fin es mantener el sistema.
Eso es inviable. La Farmacia no puede incentivar el consumo de medicamentos para mejorar su cuenta de resultados, su deontología y su razón de ser no se lo permite. Debe tratar de encontrar medios que la mantengan viable.
Es especialista en productos para prevenir y mejorar la salud, y la parafarmacia es, en la dispensación y venta asistida, uno de los caminos, pero no el único disponible.
La farmacia y la óptica son los 2 establecimientos sanitarios con un profesional cualificado al frente, más cercanos y mejor repartidos por toda la geografía nacional; ese es un valor importante, ya que sirven a un público objetivo que el desplazamiento lo penaliza.
Pues eso, la pregunta que nos debemos hacer es: ¿qué productos y servicios, del tipo que sea, nos permiten reforzar nuestra MISION, posicionarnos mejor, cómo podemos y con qué, subrayar nuestra profesión, dar un servicio más completo?
Somos un aliado del mantenimiento y cura de la salud gracias a que somos profesionales de la Optometría, de la Salud Visual, y todo lo que ello implica no nos es ajeno. Los productos son herramientas a nuestra disposición, para mí es evidente.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Para mí, es básico tener una cultura interna fuerte, personal y de nuestro equipo, para no perder nuestra identidad, dando bandazos de un lado a otro, pero lo bastante flexible para incorporar de forma natural los nuevos modelos organizativos.
Actualmente, ya no solo es analfabeto el que no sabe, sino también el que no actualiza sus conocimientos continuamente, y estas ganas de aprender son importantísimas en la vida, pero en un profesional es imperdonable que no dedique gran esfuerzo en ser mejor, en saber cada día más sobre todos los aspectos de su oficio.
Es que nuestro sector se ha banalizado con las campañas comerciales que han empañado lo que de verdad somos y queremos ser, necesitamos prestigio profesional y el mensaje es que dentro de un establecimiento de óptica está un profesional que sabe, entiende, facilita, aconseja soluciones de todo tipo, según necesidad de todos los aspectos de la Salud Visual, y los productos que no necesitan prescripción médica son necesarios en nuestra consulta para ofrecérselos a nuestro cliente.

5Eva Bermejo Vindel

Eva Bermejo Vindel
Óptica Berlin (Madrid)
Óptica Berlin (Madrid)
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

Entiendo que no, cada vez hay más competencia tanto en tienda como en e-commerce. Lo primero es concienciar a todos nuestros colegas de que tenemos que poner en valor nuestro trabajo facturando todos nuestros servicios. Aún hay compañeros que no lo hacen o que incluso piensan que sólo el producto debe ser facturado sin valorar realmente todos los aspectos de una venta, desde la refracción hasta la elección de una montura, y yo creo que no es así. La personalización, el trato, la profesionalidad son parámetros que deben ser básicos ya que al final se trata de salud visual.
El mercado se está polarizando y tanto los clientes que exigen la máxima calidad como los que buscan promociones deberán de pagar por todos y cada uno de nuestros servicios (gabinete, adaptación de lentes de contacto , etc) y aún así no podremos aumentar nuestros beneficios en el futuro.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

Por supuesto que sí. Nosotros siempre hemos tenido productos relacionados con la salud visual como baños aculares, humectantes, cosmética para usuarios de lentes de contacto y artículos relacionados con la óptica como lupas, barómetros, termómetros, baterías de audífonos, etc. Esto hace que, ampliando la oferta de productos, aumentemos las posibilidades de venta y demos un mayor servicio a nuestros clientes.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Si en las farmacias ha sido así entiendo que en las ópticas podría ocurrir algo similar dentro de nuestras posibilidades; entiendo que podemos abrir mercado ampliando más productos relacionados con el cuidado de la visión, pero creo que estamos más limitados que la oferta de productos de las parafarmacias.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

Pienso que en nuestro sector podríamos hacer lo mismo ampliando nuestra oferta de productos: contorno de ojos, cosmética, vitaminas, etc. Conocer las necesidades de nuestros clientes, satisfacerlas y complementar con ventas cruzadas nos hará incrementar las ventas.
Los nuevos tiempos y la tecnología están causando nuevos problemas y síntomas visuales a resolver: fatiga y sequedad ocular por nombrar alguna de ellas y ese hueco nosotros tenemos que verlo como oportunidades de mercado y abrir la gama de soluciones, ampliando la oferta de nuevos productos.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

A mi entender, si llenásemos parte de nuestros estantes de productos que tengan relación con la óptica y salud visual no estaríamos menospreciando nuestra profesión sino que estaríamos adaptándonos a la nueva situación que se nos presenta y ampliando el abanico de servicios como profesionales de la visión a nuestros clientes.

6Laura Boscá

Laura Boscá
Óptica Boscá (Valencia)
Óptica Boscá (Valencia)
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

Es evidente que sí y por eso nos dedicamos a esta preciada profesión; ahora bien, buscando el sentido y el porqué de la pregunta.
Sí que va a ser fácil dedicarse a la óptica como un profesional de carrera, pero dependiendo de las grandes compañías, grupos de presión y grandes sociedades dedicadas a la distribución de nuestros productos de forma indiscriminada hasta llegar, tal y como está en estos momentos, en que ellos deciden la parte de fabricación que distribuyen al canal independiente, y la parte que se quedan en su canal propio.
Pero sí, el óptico siempre tendrá un puesto a desarrollar en esta profesión, puesto que estas grandes estructuras de la óptica siempre necesitarán un titular al frente de cada establecimiento, pero con un peso ligero y específico.
Respecto a la segunda parte de la pregunta: sigue siendo evidente que, en un futuro próximo, estos grandes grupos dispondrán de muchas más facilidades que el óptico independiente, pues estos últimos están a su merced, aunque siempre procuraremos ser la pieza indispensable para el desarrollo de esta profesión.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

En un establecimiento óptico, siempre será interesante y beneficioso el ampliar la oferta de productos. ¡Pero ojo!, productos ópticos relacionados al 100% con la óptica y dependiendo al 100% de la profesión óptica. Si no es así, no tiene ningún sentido la óptica y el óptico. Para vender cosmética están otros establecimientos dedicados a ello de forma más profesional; nosotros somos ópticos y lo nuestro es la optometría, las gafas y el cuidado de la visión.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Me reafirmo en lo dicho en la respuesta de la pregunta anterior: podemos dedicarnos a lo que queramos y vender, si de lo que trata es de vender, para incrementar beneficios, pero si somos ópticos debemos defender nuestra profesión y dedicarnos a ella siguiendo el camino correcto, la óptica en toda su extensión, la optometría en especial como defensa y el establecimiento, la consulta oftalmológica, el ambulatorio, como destino para desarrollar nuestro cometido.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?
Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Se habla de parafarmacia y buscamos una similitud, se habla que pretendemos invadir el terreno de las farmacias o equipararnos a las parafarmacias reales, o sea, vender ciertos productos que son de sus competencias.
Pero en mi opinión, ¡NO! nosotros somos ópticos y tenemos que vender todo lo relacionado con la óptica, aunque sean productos alternativos a los que vendemos en estos momentos, pero siempre relacionados con la visión. Primaticos, catalejos, gemelos, lupas, cuentahílos, y más, especialmente la gran cantidad de ayudas relacionadas con la baja visión, herramientas, a las que, en mi opinión, no se les dedica la suficiente atención.
Creo que pensamos más en la doble oferta y en cómo vender barato, más que en las posibilidades que nos brinda nuestra profesión.

7Juan Manzano

Juan Manzano
Dirección Técnica Dermalook
Dirección Técnica Dermalook
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

Todo depende mucho de la amplitud que le demos esos dos conceptos.
Voy a decir algo que no es nuevo y que muchos en este sector me dirán que eso ya lo han escuchado antes. Pero es que, en el sector óptico, al igual que en otros muchos, hemos de actualizarnos continuamente como si de una app se tratara; por lo tanto la palabra futuro significa “vamos tarde”.
Yo diría que el óptico que quiera, no solo aumentar sus beneficios, sino subsistir, deberá de terminar de salir de una vez por todas del gabinete de graduación y adoptar nuevas formas de desarrollo comercial acorde con nuestros tiempos y con esto me refiero precisamente a los servicios, en global.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

A eso me refería anteriormente. Desde hace años ya la palabra mágica es diversificar y, por ejemplo, cuando en el año 2009 nuestra marca de productos colocó una primera piedra ofreciendo por primera vez una gama de productos alternativos y novedosos en el sector óptico, la gente nos miraba raro. Diez años después las ópticas más inteligentes de este país ya tienen un espacio en sus centros denominado La Paraóptica.
Un caso similar sucedió hace unas décadas, cuando a alguien se le ocurrió presentar al mundo una lente de contacto de usar y tirar. Le tacharon poco menos que de loco, ¿y ahora que?.
Hemos de estar atentos a los cambios que se van produciendo, interpretarlos y no rehusar de nada.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Efectivamente. El sector farmacéutico lleva tiempo ya “buscándose la vida” y precisamente uno de los ríos donde pesca es el canal óptico, con productos que hasta hace muy poco solo se vendían casi exclusivamente aqui, como los baños oculares, líquidos de limpieza y hasta lentes de contacto.
Todo suma, y en este sector existe, desde hace años, una tipología de consumidor con tendencia al peregrinaje. Es decir, en productos primarios hay una oferta tan descomunal y variada que el cliente mira y re-mira en todos lados antes de ejercer decisión de compra. Por ello es necesario ofrecerle nuevos productos que despierten la atención y le atraigan pero a la vez de una forma profesional y no solo de complemento.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

¿Por qué no? Volviendo al caso de nuestra gama de productos, para muchas ópticas supone ya el 6% de su facturación total, forman parte de esa gama de productos que cuidan de forma global la salud ocular y a la vez tienden a fidelizar al consumidor, que a fin de cuentas es de lo que se trata. Repito, todo suma.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Deberían. No estan los tiempos para complejos.

8Florent Carrière

Florent Carrière
Óptico-optometrista colegiado. Director general de MIOPTICO GROUP
Óptico-optometrista colegiado. Director general de MIOPTICO GROUP
¿Podrá el establecimiento de óptica aumentar sus beneficios en el futuro sólo dependiendo del servicio y venta de productos de cuidado de la visión?

El aumento de los beneficios pasa por ofrecer cada día un servicio más profesional, detectar las necesidades de cada consumidor con foco por ejemplo en terapias visuales a niños o en lentes de contacto tanto para présbitas como para niños.
Hace mucho que en las ópticas no vendemos sólo gafas, debemos ofrecer salud.

¿Podría ser interesante para el sector que los establecimientos de óptica incluyeran en sus ofertas otro tipo de productos que ampliara las posibilidades de su negocio?

Soy óptico-optometrista, colegiado en España y hace ya tiempo que muchos en el sector venimos detectando que el consumidor quiere encontrar en nuestra óptica todo lo que necesita de la mano de especialistas. Por ejemplo, nuevos servicios como audiología que además, nos permiten ampliar el abanico de productos que podemos ofrecer. Es otra forma de fidelizar ya que no necesitan ir a otro sitio.

El sector farmacéutico ha aumentado en el último año un 4,1% sus ventas debido principalmente a la venta de productos sin receta (consumer health) línea de producto que familiarmente se conoce como parafarmacia (cuidado personal, cosmética, estética, etc,…)
¿Entiende que un mimetismo en el sector óptico con esta situación (paraóptica) podría ser una adecuada solución para conseguir un aumento de ventas y beneficios?

Claramente. Nuestro sector debe diversificarse y dar un servicio más amplio a los consumidores. Hay muchas posibilidades que no sólo hay que poner en la óptica sino en nuestro porfolio de compromisos con la salud de nuestros clientes.

En los establecimientos de Farmacia, la venta de medicamentos con receta representa el 63% y los de parafarmacia el 35%. Estos últimos aumentan su volumen y presencia de forma más agresiva que los primeros.
¿Se podría pensar que trabajando a fondo los de paraóptica podría llegarse a una situación parecida?

El cuidado de la salud personal, cosmética, en general la parafarmacia … van en aumento y las previsiones parecen seguir en esta línea.
Tenemos que salir de nuestra zona de confort y ofrecer a los consumidores una gama completa de salud visual. Cuidar la venta de sol, la visión infantil, la baja visión, realizar Orto k, frenar la miopía de los niños con lentes de contacto, la cosmética para usuarios de lentes de contacto, etc, son sólo algunos de los ejemplos en los que podemos seguir poniendo esfuerzos y trabajo para llegar a una situación parecida.

Queda demostrado claramente que la venta de servicios y productos de parafarmacia no ha representado ningún tipo de menoscabo laboral, profesional ni ético para los licenciados en Farmacia.
¿Cree que los profesionales de la óptica-optometria reaccionarían igual?

Espero y deseo que sí. Nuestra profesión ha cambiado y tenemos que adaptarnos y evolucionar. El trabajo en gabinete y las técnicas más especializadas no deben ir en detrimento sino todo lo contrario. Todos los demás productos y servicios suman, aportando una experiencia de compra mucho más completa y satisfactoria. La confianza que se genera en los especialistas es más fuerte y es por este camino por el que debemos seguir.
Todo esto en beneficio de la salud visual de nuestros clientes/pacientes.