Publicidad

Hoy día, estamos en constante movimiento. Siempre atentos a nuestros smartphones, alternamos rápida y continuamente la mirada entre la pantalla y lo que nos rodea. En otras palabras, nuestro estilo de vida conectado y dinámico está cambiando nuestros hábitos visuales. Zeiss, basándose en un estudio de la Universidad de Tubingen (Alemania) ha desarrollado un catálogo de lentes totalmente nuevo, para todas las edades y que tiene en cuenta los nuevos retos visuales en su diseño.

La conectividad y las telecomunicaciones marcan el ritmo de nuestra vida de tal manera y con tal cantidad de información, que llevan al límite a nuestros sentidos. A medida que los smartphones amplían sus funciones, se utilizan para más y más cosas, y más tiempo.

Por esta razón, la interacción constante entre el mundo real y el virtual a que sometemos a nuestros ojos, necesitaba una respuesta adecuada en el desarrollo tecnológico de las lentes oftálmicas.

Publicidad

Zeiss, a la altura del desafío a nuestro sistema visual que supone la progresión geométrica de la realidad digital, ha medido su impacto en nuestro comportamiento visual.

El estudio Zeiss Dynamic Gaze de la Universidad de Tubingen (Alemania), primero de estas características que se lleva a cabo en el mundo, ha cuantificado el efecto de los smartphones en la forma en que miramos en diferentes situaciones cotidianas.

Los smartphones actuales exigen un nivel muy superior de atención, tanto auditiva como visual. Hoy, su uso no solo es más dinámico, sino también más versátil. Por ejemplo, el 70 por ciento de los usuarios utilizan varios dispositivos. Además, el smartphone se utiliza a menudo en paralelo a otras actividades: para leer en el desayuno, usando un navegador durante un paseo por la ciudad o como medio de comunicación durante todo el día.

El estudio, realizado utilizando técnicas de análisis basadas en Eye-Tracking (Tobii, SE y Vivior AG), demuestra que el comportamiento visual actual se aleja mucho del natural.

Analizó, fundamentalmente, tres factores: la interacción entre la visión central y periférica para la percepción del entorno mientras realizamos diferentes tareas con dispositivos móviles; la interacción entre la dirección de mirada, movimiento de ojos y cabeza puesto que están relacionados con las zonas de las lentes utilizadas por el usuario de gafas; y los patrones de postura cabeza – cuerpo mientras tenemos en las manos los dispositivos móviles.

La muestra del estudio fueron personas de entre 22 y 29 años, a quienes se practicó un seguimiento de sus movimientos oculares en tres situaciones habituales: trabajando con un ordenador, conversando y desplazándose por un edificio, con y sin el móvil.

Se pidió a los participantes que utilizaran el smartphone de la forma en que lo harían en su día a día. El estudio recopiló, de esta forma, cientos de minutos de datos de vídeo y de seguimiento ocular.

El resultado desveló que el smartphone afecta significativamente a la distribución de las miradas.

La representación con colores más cálidos en función del tiempo muestra la frecuencia con la que se retuvo la mirada en una determinada dirección, con y sin el smartphone. Esta representación permite ver claramente que la distribución de las miradas cambia con el uso del smartphone. Los cálculos muestran que el smartphone provoca una significativa expansión vertical de la distribución de las miradas y un desvío descendente de la distribución media de las miradas.

Nuevos análisis de datos, en los que se estudiaron por separado las miradas hacia el smartphone y el comportamiento visual libre, mostraron que la mirada en el smartphone se desvía significativamente hacia abajo con respecto a la línea recta. Las miradas rojas -hacia los smartphones– siempre se dirigen hacia abajo. Esto implica que la cabeza casi no acompaña a los ojos o no los acompaña en absoluto. En el diseño de las lentes -como es el caso de Zeiss SmartLife– debe tener en cuenta que la zona inferior de la lente se utilizará cada vez más al trabajar con los smartphones.

Conclusiones: el diseño de las lentes ha de adaptarse a los nuevos requisitos.

El hecho de que la presencia del smartphone cambie significativamente la distribución visual hace que el diseño también se deba optimizar en consecuencia en todos los tipos de lentes oftálmicas. Los hallazgos del estudio Zeiss Dynamic Gaze se han incorporado en el nuevo diseño del catálogo completo de lentes Zeiss SmartLife.

Zeiss SmartLife y Tecnología Digital Inside son marcas registradas de Carl Zeiss Vision GmbH.

Publicidad