Publicidad

Los niños entre 5 y 7 años en España padecen cada vez más miopía, ya son el 20%. Un problema visual creciente que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hará que en 2050 la mitad de la población mundial sea miope y que, según los expertos, si no se aborda de forma temprana en la infancia puede desembocar en problemas serios de visión como el desprendimiento de retina, el glaucoma o las cataratas precoces, los cuales pueden ser responsables de una disminución irreversible de la visión, según se ha puesto de manifiesto en la rueda de prensa de presentación de la campaña #NoHaySaludSinSaludVisual, puesta en marcha por Hoya.

La doctora Noemí Güemes, médico oftalmólogo en el Hospital Clínico San Carlos, apunta que la miopía es un defecto refractivo en el que los rayos luz que entran en el ojo focalizan por delante de la retina (y no sobre la retina). De ahí que las imágenes sean percibidas como borrosas. Además de esto, la miopía supone en muchos casos un aumento de la longitud axial del ojo. Y es este aumento de la longitud axial uno de los principales factores de riesgo para la patología ocular asociada a la miopía.

Para esta experta, es importante que la población tenga en cuenta que “la miopía es algo más que un defecto que se corrige con unas gafas”, sino que produce determinados cambios en el ojo que nos hacen más susceptibles a desarrollar patologías oculares en la vida adulta. La visión borrosa que implica la miopía se puede corregir con corrección óptica o cirugía refractiva. Sin embargo, es importante recordar que ninguno de esos métodos de corrección actúa sobre la longitud axial y, por tanto, el riesgo de padecer enfermedades asociadas a la miopía persiste a pesar de estos tratamientos.

Publicidad

Por ello, es clave abordar el control la miopía en la infancia con el fin de ralentizar su progresión, ya que el riesgo de padecer enfermedades como la maculopatía miópica aumenta a medida que aumenta el grado de miopía, es decir, cada dioptría importa, agrega.

Campaña de concienciación

En este contexto, Hoya, compañía japonesa líder mundial en investigación y desarrollo de lentes oftálmicas, ha puesto en marcha la campaña de concienciación por la salud visual y la miopía infantil #NoHaySaludSinSaludVisual, en la que contarán con la colaboración de los deportistas paralímpicos Adi Iglesias, José Luis García, “Jota”, y Susana Rodríguez. Su objetivo: concienciar a la población general sobre la necesidad de acudir a las revisiones oculares periódicas que ayuden a los profesionales de la visión a detectar cualquier anomalía y tratarla, así como ayudar a su prevención.

Los tres deportistas sufren una discapacidad visual, bien por su albinismo -en el caso de Adi y Susana-, bien por otras enfermedades oculares, como es el caso de Jota, que quedó ciego a los 28 años por causa de una uveítis. Conscientes de su discapacidad y del valor de la visión, los tres deportistas colaborarán con la firma japonesa a través de eventos y vídeos de difusión en redes sociales, que pretenden llegar a la mayor parte de la población española.

En la presentación de la campaña, José Fraile, director general de Hoya Lens Iberia, ha señalado que “contar con Adi, Susana y Jota es para nosotros un verdadero orgullo. Ellos son ejemplo de superación, y su discapacidad visual les hace aún más conscientes de lo importante que es cuidar nuestra visión. La fuerza con la que afrontan su situación es la fuerza que necesitamos, también, para concienciar a la población de la salud visual y advertirles de su seriedad. Es nuestro deber como empresa del cuidado de la salud visual y referente en este campo”.

Por su parte, José Luis García, “Jota”, ha querido dejar claro que su implicación y la de sus compañeras pasa por compartir la siguiente máxima: “Que ningún niño termine con una disminución irreversible de la visión pudiendo evitarlo”.

Además del riesgo de desarrollar enfermedades asociadas a la miopía alta, la doctora Güemes recuerda que la visión está directamente relacionada con otros aspectos importantes en el desarrollo del niño como son el rendimiento escolar ya que la mayoría de la información que le llega al niño procede de estímulos visuales.

Nuevas alternativas para el tratamiento

En el contexto de esta campaña, Hoya presenta MiYOSMART, las primeras lentes que consiguen ralentizar la progresión de la miopía de manera eficaz en un 60% de promedio, comparándolo con el uso de lentes monofocales estándar.

Esta lente, desarrollada junto con la Universidad Politécnica de Hong Kong, y avalada por diferentes estudios clínicos, está desarrollada con una tecnología denominada DIMS y que le permite corregir el defecto refractivo y, además, gracias a la zona de tratamiento en forma de panal de abeja con segmentos de desenfoque, ralentizar la progresión de la miopía. El uso de la zona de enfoque y de la zona de desenfoque otorga visión clara y tratamiento de la miopía de forma simultánea.

Hoya ha puesto en marcha la campaña de concienciación por la salud visual y la miopía infantil #NoHaySaludSinSaludVisual

Por último, la doctora ha mencionado que las técnicas para el control de la progresión de la miopía engloban principalmente intervenciones sobre factores de riesgo ambientales (tiempo al aire libre, trabajo en cerca, uso de dispositivos electrónicos, entre otros), métodos farmacológicos (colirio de atropina fundamentalmente) y métodos ópticos que emplean lentes de contacto.

Actualmente, dentro de los métodos ópticos se cuenta con otra alternativa no invasiva como son las lentes oftálmicas con tecnología de desenfoque periférico, por lo que las lentes MiYOSMART amplían el abanico de opciones en el control de la progresión de la miopía, y da oportunidad de tratamiento a todos los niños.

Publicidad