Publicidad

Hasta ahora, las gafas para miopía se utilizaban únicamente como método corrector de este problema visual. Hoy, gracias a las lentes Miyosmart, las gafas pueden, además de corregir la visión, tratar la miopía y reducir su progresión hasta en un 60% de promedio en niños y adolescentes, tal y como muestran los resultados de un estudio clínico con niños de 8 a 13 años, publicado en el British Journal of Opthtalmology.

Desarrolladas por la compañía japonesa Hoya, en colaboración con la Universidad politécnica de Hong Kong, las nuevas lentes frenan la miopía en niños gracias a la patentada tecnología D.I.M.S. La innovadora solución, que corrige y trata al mismo tiempo, basa su tratamiento en el impacto de cientos de pequeñas islas de desenfoque periférico que las lentes ofrecen.

Se trata de un método revolucionario para el tratamiento de la miopía infantil, ya que las gafas son un tratamiento menos invasivo y más fácil de utilizar que otros, así como el más usado entre niños y adolescentes.

Publicidad

Incremento alarmante de las cifras en tiempos de pandemia

La vida sedentaria y el uso excesivo de dispositivos digitales, hábitos aún más frecuentes por los cambios de vida derivados del confinamiento por la pandemia Covid-19, están provocando que cada vez más personas padezcan esta afección visual. Esta patología ha pasado a ser considerada pandemia por la Organización Mundial de Salud (OMS), ya que se estima que la mitad de la población sufrirá este problema visual en 2050.

“En Hoya, como líderes mundiales en lentes oftalmológicas, hemos dedicado años de esfuerzo e investigación a encontrar una solución como Miyosmart, que ofrezca un tratamiento sencillo pero muy eficaz para un problema visual que afecta a un importante segmento de la población infantil”, ha explicado Carolina Rodríguez, Optometrista responsable del proyecto Miyosmart Iberia.

En España y en relación con la miopía infantil, se sufre una alta prevalencia, de en torno al 25% en la población menor de edad y del 19% entre niños de 5 y 7 años.  En total, más de 1,5 millones de niños, menores de 18 años, sufren miopía en España.

Hasta ahora, esta pandemia visual se concentraba en Asia. Sin embargo, en los últimos años avanza aceleradamente por el continente europeo y se estima que, en 2050, la prevalencia de la miopía será del 54% en Europa, frente al 53% de Asia.

Salud visual y rendimientos escolar

La miopía es, sin duda, la afección visual más habitual durante la infancia. Se trata de un error refractivo que impide ver imágenes nítidas a una cierta distancia.

Los problemas visuales pueden limitar la vida diaria de los niños ocasionando problemas de equilibrio, de coordinación motora, de comprensión lectora; incluso afectar a su rendimiento escolar por falta de concentración y atención debido a la fatiga visual. A largo plazo, la miopía puede llegar a desarrollar complicaciones médicas como cataratas, glaucoma, desprendimiento de retina o maculopatía.

Una correcta visión es uno de los factores más importantes para lograr un rendimiento escolar satisfactorio. Tal y como indica el Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas (CGCOO), cuando un menor utiliza un sistema de corrección visual debidamente recetado puede mejorar su rendimiento en el equivalente a medio año de escolaridad.

Galardonadas con el Silmo D´Or en Paris

Las lentes Miyosmart, galardonadas con el Grand Prize, Grand Award y la Gold Medal en la 46 edición de la Exhibición Internacional de Invenciones de Ginebra en 2018, y en noviembre de 2020 con el reputado Silmo D’Or en París, se han comercializado, desde 2018, en diferentes países asiáticos y su introducción se ha expandido a Australia, Canadá, y diferentes países de Europa a lo largo de 2020, y hoy en día, más de 500.000 en el mundo están tratando su miopía con Miyosmart.

En España, las lentes podrán se pueden adquirir desde el 7 de abril a través de los profesionales ópticos certificados por la compañía japonesa Hoya.

Publicidad
Artículo anteriorEl Fórum de Gafas, Moda y Negocio cambia la fecha de su segundo seminario
Artículo siguienteAlain Afflelou y Cunimad duplican el número de alumnos matriculados en el segundo año del I Grado en Óptica y Optometría