Publicidad

La firma italiana rinde homenaje a las Dolomitas en su nueva colección a través de formas clásicas, ocasionalmente reinterpretadas, colores extraídos de la naturaleza como el verde de los árboles y el musgo, los marrones terrosos, el blanco helado de los picos nevados y los tonos cobrizos que se encuentran en las rocas y el follaje otoñal.

Estos elementos determinan las líneas y las opciones de color utilizadas en las monturas, junto con un elemento metálico característico en el perfil de las bisagras que se hace eco de la silueta de los picos de las montañas.

La colección es un juego de contrastes entre formas cuadradas y redondas, con nombres que evocan a la naturaleza.

Publicidad
Publicidad
Artículo anteriorHapter: artesanía y diseño de vanguardia
Artículo siguientePropuestas invernales de Mykita