Publicidad

La lente Myself de Hoya ha sido galardonada con el Premio Producto del Año 2020 en los Opticians Awards UK.

Esta lente personalizada se ha desarrollado para adaptarse al mundo actual que se mueve muy deprisa. La vida no se detiene y somos nosotros los que hemos de adaptarnos a ese cambio constante.

El diseño progresivo personalizado más avanzado de Hoya asegura a sus clientes los dos aspectos más importantes que un usuario de lentes progresivas anhela:

Publicidad

Facilidad de enfoque de lejos a cerca

Fácil adaptación

MySelf eleva el rendimiento a otro nivel gracias a la aplicación de las siguientes tecnologías:

Adapt Ease: tecnología optimizada para el día a día, particularmente a la dependencia actual de dispositivos digitales (en especial móviles) y cuyo beneficio se traduce en:

Mejora significativa del campo visual de cerca e intermedio.

Optimización del campo visual de media distancia para un uso confortable de los dispositivos digitales.

Adaptación fácil y rápida.

3D Binocular Vision: Tecnología pionera que se añade a la conocida Tecnología de Armonización Binocular de Hoya, que compensa las anisometropías y permite une mejor percepción de la profundidad. Este desarrollo reduce los síntomas astenópicos y controla el efecto prismático no deseado en la periferia de la lente, lo que permite:

Claridad de visión excepcional.

Reducción del efecto balanceo (por cambio de foco en las distintas distancias).

Visión estable con menor distorsión y mejor adaptación a las distintas tareas digitales.

Innovación tecnológica para una vida activa.

“Todo óptico tiene claro que, en el momento en el que aconsejan a un cliente la compra de sus primeras gafas progresivas, les hacen conscientes del paso del tiempo y su edad y abre la puerta a muchas dudas, en especial si será capaz de continuar haciendo la misma vida. Gran parte de este miedo infundado proviene de una falta de información sobre las lentes progresivas y los distintos diseños existentes”, concluyen desde la compañía.

Publicidad