Eduardo Ladrón de Guevara, presidente de Federópticos

"Muchas personas se dejan llevar por el precio y no por la calidad"

Publicidad

El óptico-optometrista Eduardo Ladrón de Guevara (Irún, 1970) asumió la presidencia de Federópticos en 2013, con el objetivo de mantener la marca como referente de salud visual y auditiva.

Federópticos cerró el año con un total de 213 establecimientos en 2015. ¿Cuál es el objetivo para este año en cuanto a número de centros sanitarios?

A decir verdad puedo decirle que, a fecha de hoy, febrero de 2016, contamos con 217 puntos de venta por toda España. Muchos de estos puntos cuentan también con Audiocentros, la división de audiología del grupo Federópticos. De momento, tenemos 81 centros de salud auditiva en nuestro país. Estos datos avalan una realidad; que seguimos siendo la segunda mayor cooperativa del sector óptico en España, dedicada a la distribución. A ellos hay que sumarles la red comercial desarrollada en Colombia y que está formada por 13 establecimientos.
Estoy muy orgulloso de decir que contamos con 187 socios.
En cuanto a su pregunta, el objetivo de nuestro grupo no se basa en el crecimiento rápido. El interés de muchos profesionales en nuestro país por formar parte de nuestra cooperativa, es una realidad. Nuestro crecimiento es lento pero continuo. Nos gustaría que siguiera siendo así.  Nuestro verdadero objetivo es seguir dando un servicio de calidad a nuestros clientes.

Para tener un establecimiento de Federópticos, ¿es obligatorio ser socio de la cooperativa?

Ser socio de la cooperativa es un requisito imprescindible. Los centros de Federópticos están organizados en régimen de Sociedad Cooperativa, donde cada uno de los socios mantiene su independencia jurídica. Eso sí, existe también la figura de “asociado” que se considera un paso previo a cooperativista donde se puede tener una óptica de Federópticos.

Según su opinión, ¿qué le puede aportar una cooperativa a un óptico que no le aporte un grupo?

La cooperativa aporta lo mejor del carácter emprendedor de cada socio y todas las ventajas de formar parte de una gran marca. Los centros que se asocian en la cooperativa mantienen un alto nivel de independencia en muchos aspectos (algo muy valorado) y a la vez se benefician de la fuerza de formar parte de un grupo grande y con una marca reconocida.

«LA COOPERATIVA APORTA LO MEJOR DEL CARÁCTER EMPRENDEDOR DE CADA SOCIO»

Publicidad

Mi experiencia me dice que el modelo cooperativista es muy positivo para cada uno de los miembros que forman parte de la cooperativa. A diferencia de otros grupos, en una cooperativa el presidente y el Consejo Rector se eligen de manera democrática cada cuatro años entre todos los socios. Esto supone que los servicios centrales reciben un alto nivel de exigencia constante y que existe implicación e interés por los socios por mejorar, pues revierte directamente en sus negocios. El beneficio de la cooperativa siempre revierte en el socio y en sus ópticas, no en una empresa que busca lucrarse.

Pero tiene que existir alguna desventaja de pertenecer a una cooperativa. ¿Cuál puede ser?

Sinceramente no veo el aspecto negativo. Tampoco deben de verlo los 187 socios de la cooperativa porque si no, ya se hubieran marchado. Y no solo no ha sido así, sino que seguimos creciendo. Lo hemos notado especialmente en estos años difíciles en los que veíamos cómo ópticas independientes se unían a nosotros buscando un respaldo y una garantía de supervivencia. La cooperativa les permite ofrecer una oferta más variada y mejores opciones de negociación con los principales proveedores.
Tenemos las ventajas de los servicios centralizados que nos ofrece el grupo, como servir de central de compras y marketing, y la posición reforzada que supone una red de más de 200 puntos de venta a la hora de negociar con terceros.

¿Cómo se ha adaptado el grupo a los nuevos tiempos, caracterizados por una política comercial basada en el precio?

Efectivamente, hemos visto en estos años que otras empresas mantenían ese tipo de políticas comerciales más o menos agresivas. Sin embargo, nosotros no hemos entrado en esa dinámica, al margen de ofertas puntuales llevadas a cabo por parte de los socios.
Nuestro objetivo no es vender una lente sino ayudar a mejorar la calidad de vida de una persona. Debo decirle que actuamos más como un centro de salud visual que como una óptica tradicional.
Puedo asegurarle que las diferencias de precios no son gratuitas. Nuestros profesionales, instalaciones y equipos responden a políticas exigentes de calidad. Cada cliente recibe un trato personalizado y se le orienta y recomienda una solución distinta dependiendo de su problema.
Nuestros clientes siguen acudiendo porque les ofrecemos lo que esperan, esto es, un servicio de alta calidad.

Usted siempre habla de salud visual. ¿El público ya está persuadido de la importancia de cuidar la visión?

Creo que aún no. Desgraciadamente hay muchas personas que se dejan llevar por el precio y no por la calidad, sin saber que determinados productos no solo no le van a ayudar, sino que van a agravar sus problemas visuales o auditivos. Nuestra labor, como especialistas en salud visual y auditiva es seguir insistiendo, por todos los medios a nuestro alcance, para aconsejar, advertir y enseñar al usuario a distinguir entre los diferentes productos que hay en el mercado.

En la actualidad, ¿cuál es el principal nicho de negocio en el sector óptico?

Somos líderes y pioneros en España en la adaptación de lentes graduadas progresivas. No estamos hablando de algo precisamente económico, y sin embargo, este producto supone el 67,9 % del total de nuestra facturación, frente al 54,5 % del sector. Son datos que se logran por ofrecer producto de valor.

¿Cómo aborda Federópticos el tema de la presbicia?

La presbicia es un proceso degenerativo directamente relacionado con el envejecimiento, por lo que no se puede prevenir.
Cuando la presbicia aparece, hay que tratarla. La solución básica para las personas con presbicia que no tienen ninguna otra complicación en los ojos, son las gafas de lectura. Corrigen únicamente la visión próxima y están pensadas para leer o realizar tareas en las que es necesario ver con nitidez de cerca.
Para las personas que utilizan gafas o lentillas cuando aparece la presbicia, la solución óptima y la que recomendamos desde Federópticos, es el uso de lentes progresivas. Están diseñadas para restablecer la nitidez y claridad a todas las distancias, sin tener que cambiar de gafas continuamente.
También adaptamos lentillas progresivas que hacen la misma función que las gafas progresivas.

«Somos líderes y pioneros en la adaptación de lentes progresivas»

 

¿Y el de la salud visual infantil?

Los niños son un público especial y al que le dedicamos mucho cariño. Aunque hoy en día son muchos los niños que utilizan gafas, hay que hacer una labor didáctica para que el pequeño no las rechace. Lograr que se acostumbren a ella es cuestión de tiempo. En este sentido, las monturas juegan un papel muy importante. Son ellos los que deciden cuál les gusta más.
Pero al margen de la estética, aconsejamos revisar la vista de los niños de manera periódica, especialmente si los padres o profesores notan algún fallo en la lectura. No suelen ser los niños los que se quejen de que ven mal así que somos los adultos los que debemos estar atentos.
En Federópticos estamos capacitados para detectar cualquier problema y ponerle solución lo antes posible, así como para tratarlos mediante entrenamientos visuales.

¿Cuál es la política de Federópticos en cuanto a marcas propias? ¿Las están desarrollando? ¿Si es así, esto irá a más?

En Federópticos contamos con marcas exclusivas como Forecast, Roberto Torreta, Reebook,…  próximamente incorporaremos novedosas y sonoras marcas a nuestro portfolio. Siempre con la máxima calidad y unos precios adecuados al bolsillo de nuestros clientes.

La audiología es una de las apuestas que está haciendo Federópticos con la marca Audiocentros. ¿Desde cuándo se encuentran inmersos en la audiología y cuántos establecimientos ofrecen este servicio?

Aunque trabajamos este sector desde nuestros inicios, hace 25 años, contamos desde 2007 con Audiocentro, una división propia de audiología, lo que refleja la importancia que tienen estos productos. Cada día más socios se incorporan y confían en la audiología porque es una manera rentable de diversificar su oferta. Tenemos muchísima experiencia y Audiocentro nos permite dotar a nuestros pacientes de las mejores y más novedosas soluciones.
En la última Convención Nacional de Audiocentro, celebrada a finales del pasado año, se dio el dato de un incremento en la facturación de Audiocentro del 4 % con respecto al año anterior.
En la actualidad contamos con 70 socios y 81 centros de salud auditiva repartidos por toda España.

¿Cuántos Audiocentros tienen previsto abrir este año?

El objetivo está en un crecimiento de un 10 %, pero a día de hoy, vamos muy bien.

¿Audiocentro solo está disponible para los socios?

Aunque la mayoría de los Audiocentros están integrados en los centros de Federópticos, hay algunos que han solicitado adherirse a nosotros sin tener una óptica. En este sentido, tenemos algún centro de salud auditiva independiente y algún otro integrado dentro de una farmacia.

El pasado año, Federópticos abrió en Colombia. ¿Cuál es la política de expansión por el extranjero, y si en esta política también está incluida la marca Audiocentro?

Somos una sociedad cooperativa, no somos una única empresa ni un sistema de franquicias y esto marca nuestra presencia internacional. Es una forma de trabajo colaborativa que nos enriquece mucho pero que no es fácil llevar a otros mercados. Para salir al exterior, debemos encontrar socios en otros países que entiendan la salud visual como nosotros.
Colombia es un mercado que está creciendo bien, que nos aporta la evidente facilidad del idioma y con una condición esencial: en Colombia existe un modelo de óptica muy similar a nuestra filosofía, ya que estos establecimientos tienen mucho de clínica de salud visual, con un concepto de cuidado global de la visión y también de la audición.

¿En qué países está implantada la marca Federópticos?

De momento en España y Colombia.

Publicidad