Publicidad

Carlos Piñeiro tiene una dilatada trayectoria en el sector y desde el pasado noviembre es presidente de Multiópticas, que este 2017 cumple su cuadragésimo aniversario.

Usted lleva prácticamente una vida en Multiópticas. ¿Qué le ha significado el reto de asumir la presidencia de uno de las cooperativas más importantes del sector?

Es un orgullo absoluto para mí asumir este cargo. Como usted dice, mi trayectoria en Multiópticas se inicia en el año 1982, hace ya 35 años, cuando nos incorporamos a la cooperativa como Multiópticas Americana. Óptica Americana tiene una historia de 84 años en la Coruña.

Este año celebramos el 40º aniversario de la cooperativa, por lo que puedo decir que hemos crecido juntos, en múltiples sentidos. Todos los socios que formamos la cooperativa tenemos la posibilidad de optar a la presidencia y ser partícipes de las decisiones y líneas de negocio que se van marcando. Esto no pasa en todas las compañías.

Antes de su llegada a la presidencia, la cooperativa separó a tres miembros de la cúpula, cuyos nombres aparecieron en los denominados “papeles de Panamá”. ¿Quiénes han reemplazado a estas personas?

No han sido tres miembros, sino dos, ya que uno de ellos llevaba desvinculado de la cooperativa siete años.

Publicidad

Tan pronto la cooperativa tuvo conocimiento de la posible implicación de estos directivos en la creación de sociedades “off shore”, se abrió un expediente informativo para aclarar las circunstancias en las que se produjeron los hechos y se les suspendió de sus funciones. Actualmente, las funciones que desempeñaban se llevan a cabo a través de una Dirección Permanente compuesta por seis miembros del Consejo Rector, la directora de relaciones corporativas, Salomé Suárez, y Carlos Crespo, que se encuentra asumiendo la dirección general.

¿Cómo afectó a la imagen de Multiópticas el asunto relacionado con esas personas y los “papeles de Panamá”?

La decisión de suspender a los dos directivos la tomó la propia Multiópticas en cuanto tuvo conocimiento de su posible implicación en los “papeles de Panamá”. Por tanto, en vez de haber supuesto un daño hacia la imagen de Multiópticas, nos ha servido para demostrar la transparencia con la que siempre operamos y que la prioridad de la cooperativa es una gestión basada en la integridad y una conducta intachable en todas las personas que actúan en nombre o representan Multiópticas.

En 2015, Multiópticas cerró el año con 560 establecimientos. ¿Cuántos puntos de venta tienen actualmente?

Contamos ya con cerca de 600 establecimientos.

¿En esta red de ópticas se incluyen los establecimientos Mó? ¿Cuál es la diferencia entre una óptica Mó y una de Multiópticas?

Solo existen ópticas Multiópticas y el nombre Mó se refiere al branding de marca que tienen los modelos de gafas propios de Multiópticas. Es decir, solo hay una marca de óptica, Multiópticas. Si es cierto que por nuestro modelo de cooperativa cada óptica es libre de potenciar más unas marcas u otras, por lo que hay algunas que potencian más nuestros productos y los modelos de gafas Mó.

¿Cómo va el desarrollo de la compañía en poblaciones inferiores a 20.000 habitantes?

Multiópticas, con sus casi 600 puntos de venta en toda España, está representada en todo tipo de localidades, desde grandes ciudades a pueblos. Tenemos un modelo de negocio muy flexible que nos permite adaptarnos al entorno en el que nos encontremos, sea grande o pequeño.

En la actualidad, ¿cuántos socios tiene la cooperativa?

Alrededor de 300, entre socios y colaboradores.

¿Hay que ser socio para contar con una óptica de Multiópticas?

Existen dos modalidades de cooperativistas: socios de pleno derecho y colaboradores. Este planteamiento existe precisamente porque queríamos llegar a todas las poblaciones, incluyendo las más pequeñas de menos de 20.000 habitantes. Para ello, fue necesario buscar una figura alternativa a la del socio cuyas características se adaptaran mejor a sus circunstancias de negocio. No obstante, tanto socios como colaboradores son, en igualdad de condiciones, pilares fundamentales de la cooperativa y se les exige los mismos requisitos en la representación de la marca Multiópticas.

Teniendo en cuenta su experiencia, ¿cuáles son, bajo su punto de vista, los cambios que ha registrado el sector en los últimos años?

Los últimos años han sido sin duda años de muchos cambios y novedades en el sector. La entrada de las nuevas tecnologías y la aparición de tantos competidores han obligado a cada marca a buscar su factor diferencial. Multiópticas ha logrado alcanzar un equilibrio en relación precio/ calidad sin perder esta última. Ofrecemos gafas de máxima calidad, bonitas, de moda y a precios democráticos para todo el mundo. Gracias a las redes sociales podemos estar en contacto con las poblaciones más jóvenes, escucharlas, entenderlas y estar en contacto directo con ellas. Además, las gafas también son un complemento de moda, por lo que ahora debemos cuidar especialmente este aspecto.

¿Cree que, tal como están las cosas, un óptico independiente puede sobrevivir en el mercado?

El mercado demanda calidad y un buen servicio, por tanto, si un óptico independiente lo puede ofrecer seguro podrá sobrevivir en el mercado. Sí que es cierto que se trata de un sector cada vez más competitivo y, por supuesto, pertenecer a un grupo como puede ser Multiópticas, aporta ciertas ventajas que al ser independiente no tienes.

Los grupos tienen capacidad de ofrecer productos y servicios exclusivos, un acceso a publicidad y precios ventajosos que un óptico independiente tiene más difícil. En nuestro caso, además de todo ello, ofrecemos programas de formación continua a los ópticos para asegurarnos de que siguen creciendo como profesionales.

¿Dónde cree que estará el sector de aquí a diez años?

En las últimas semanas hemos visto fusiones que sirven de reflejo de lo que va a ir ocurriendo en la polarización del sector: Los pequeños grupos de óptica se agruparán para poder abordar más ventas y existirán gigantes del sector que controlen prácticamente todo el mercado.

Publicidad