Publicidad

La estrategia de inversión a largo plazo de Kering Eyewear para desarrollar su negocio en la región de Europa del Este queda reflejada con la apertura de una nueva filial en la República Checa, que prosigue a la que tuvo lugar en febrero en Croacia.

La nueva oficina estará ubicada en Brno, una ciudad en el sureste de Chequia. Las operaciones permitirán a Kering Eyewear tener presencia de primera mano en la zona, así como una mejor integración con sus socios comerciales locales, supervisando directamente su cadena de distribución, estando más cerca de sus clientes y mejorando el servicio brindado.

«Creo firmemente en el gran potencial de esta región estratégica y confío en que con esta nueva apertura, Kering Eyewear dará un paso más en el desarrollo de su negocio en Europa Central y Oriental», concluye Roberto Vedovotto, presidente y director ejecutivo de Kering Eyewear.

Publicidad
Artículo anteriorLa Fundación Elena Barraquer inicia una expedición médica en Dakar
Artículo siguienteHapter: artesanía y diseño de vanguardia