Publicidad

La Dra. Elena Barraquer Compte, presidenta de la Fundación Elena Barraquer y el presidente de la Fundación Dentistas Sobre Ruedas, Alfonso Jaume Campomar, han formalizado su colaboración mediante la firma de un acuerdo para proporcionar tratamientos oftalmológicos a personas sin recursos, ciegas por cataratas en el marco del Proyecto Adama de cooperación internacional en Senegal donde DSR, formada por dentistas, profesionales de la salud y educadores, coordina proyectos desde hace más de una década.

Esta nueva colaboración se enmarca en el proyecto que Fundación Elena Barraquer #NoMásCataratas lleva a cabo por diferentes países del mundo desde septiembre del 2017. Según la OMS las cataratas son la causa principal de ceguera evitable.

Según el último informe mundial sobre la visión, por lo menos 2.200 millones de personas padecen deficiencia visual, y de ellas, por lo menos 1.000 millones tienen una deficiencia visual que podría haberse evitado o que aún no se ha tratado.

En palabras de la Dra. Elena Barraquer, “el impacto de devolver la visión va más allá del tratamiento de la ceguera; aliviar la ceguera es una forma efectiva de reducir la pobreza y contribuir al desarrollo socio- económico de estos países. Para la Fundación Elena Barraquer es un honor contar con la confianza de DSR”.

Publicidad

Este acuerdo se suma al que DSR firmó el pasado mes de octubre con la Fundación Cione Ruta de la Luz para seguir impulsando la salud visual entre los más necesitados de Senegal, renovando y ampliando su compromiso con la región de Fatick.

En 2016, las autoridades locales de Missirah donaron a DSR un terreno; se inauguraría 2 años después la Academia Dental-Casa de Salud DSR para poder llevar a cabo todas las actividades de DSR de manera permanente además de ofrecer cursos de formación a los profesionales senegaleses y así, favorecer el desarrollo socio-sanitario local.

“No se trata sólo de un centro de atención sanitario, sino que va más allá. Un centro de valores, de bondad, solidaridad, interculturalidad, de respeto, ecológico, sostenible y autosuficiente, además de artístico. Un espacio en el que todos tenemos cabida, y donde la ayuda al prójimo es nuestra máxima”, concluye Alfonso Jaume.

Publicidad
Artículo anteriorMultiópticas se une al Pacto Mundial de Naciones Unidas
Artículo siguienteMiyoSmart, la nueva esperanza en la gestión de la miopía