Publicidad

Ayer, coincidiendo con el Día Mundial de la Salud, el Col·legi Oficial d’Òptics Optometristes de Catalunya publicó la guía Uso de las lentes de contacto y gafas durante el COVID-19 con el objetivo de dar herramientas sobre su uso y el mantenimiento durante la alerta sanitaria.

En relación con el uso de lentes de contacto, el Colegio Catalán remarca que las lentes de contacto son una forma segura y eficaz de corrección de la visión. Pero, en consonancia con las recomendaciones para otro tipo de enfermedades, las personas enfermas con el COVID-19, o bien se sienten enfermas o con síntomas como los de la gripe, han de prescindir del uso de lentes de contacto.

Esta recomendación no es algo excepcional: también se puede aplicar a los casos de gripe estacional. Con determinadas enfermedades, la humedad en el ojo disminuye, por lo que puede provocar incomodidad e, incluso, irritación ocular. Además, la lente de contacto puede infectarse y podría convertirse en un foco de recontagio.

Además, durante esta época, es preferible que las personas que no presenten el virus utilicen lentes de contacto de un solo uso o diarias. En caso de no ser posible, se aconseja desinfectarlas con líquidos de mantenimiento con peróxido de hidrógeno.

Publicidad

El lavado de manos es básico en la manipulación de las lentes de contacto y ha de realizarse antes de su inserción y de su extracción. Con la situación actual, esta higiene debe acentuarse y ser todavía más cuidadosa. Además, como recomendación general, se debe evitar tocarse la cara, incluidos los ojos, la nariz y la boca.

Las gafas también deben lavarse

Las gafas son un punto muy importante de infección y contagio. Normalmente, no se tienen en cuenta y no suelen lavarse. Sin embargo, el COVID-19 puede sobrevivir durante horas en la superficie de las gafas, dependiendo de la pieza o material. Por esta razón, es imprescindible limpiarlas de forma frecuente, siguiendo estos consejos:

  • Limpiarse las manos
  • Enjuagar las gafas con agua para arrastrar el polvo, la arena y otros materiales
  • Enjabonarlas con una gota de jabón, y fregar los dos lados de las gafas, incluyendo las lentes y las patillas.
  • Enjuagarlas.
  • Secarlas, tanto las lentes como la montura, con un paño limpio preferentemente de algodón.

Es especialmente importante limpiarlas con agua y jabón, escurrirlas y secarlas cuando salgamos de casa ya que se pueden contaminar al salir de nuestro domicilio. Por último, se detalla que las gafas no protegen del COVID-19.

Publicidad