Publicidad

El grupo es una de las empresas patrocinadoras a favor de la investigación de las enfermedades degenerativas de la retina.

Con la inscripción de más de 400 personas, una trentena de voluntarios y un importante número de dorsales cero, se celebró el pasado sábado 18 de junio la 3ª edición de la Stargardt Go de Agramunt (Lleida).

La enfermedad de Stargardt es una enfermedad ocular hereditaria, que se transmite de padres a hijos y que produce pérdida de visión en niños y en adultos jóvenes.

En este sentido, Farmaoptics se ha sumado una vez más a la iniciativa de la Stargardt Go de Agramunt y ha participado como patrocinador de la caminata-cursa solidaria.

Publicidad

La Stargardt Go de Agramunt se inició en el 2018 y es una de las acciones que forma parte del proyecto social de Farmaoptics y al que destina una parte de sus recursos. Su filosofía es colaborar con las entidades del municipio donde se encuentra ubicada la sede central, expresar su compromiso con la salud visual y contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas con dificultades de visión y a la vez, aportar una visión más social del sector empresarial.

La cita de la Stargardt Go ha recuperado la presencialidad, después del paréntesis de dos años de pandemia de covid, y ha permitido recaudar fondos para el estudio de enfermedades degenerativas de la retina

La cita tuvo su punto de encuentro en uno de los parajes más bonitos y entrañables de la ciudad y consistió en una caminata-cursa no competitiva y abierta a cualquiera sin distinción de categoría, edad, sexo, etc.

Una de las novedades de esta edición ha sido el cambio de día y de horario debido a las altas temperaturas. Los participantes han valorado muy positivamente iniciar la caminata-cursa a partir de las 20h30 de la tarde, cuando el calor ya no era tan fuerte.

El objetivo de la Stargardt Go es destinar todos los recursos posibles a la investigación. Actualmente no hay ningún tratamiento que pueda frenar o revertir el proceso degenerativo de la retina. Este tipo de enfermedades de la retina de carácter hereditario suelen empezar en la infancia y conducen rápidamente a una situación de pérdida de visión.

Publicidad