Publicidad

Las semanas de confinamiento para evitar la propagación de la Covid-19 han ocasionado daños en la salud visual de los mayores y de los más pequeños. Las largas jornadas de teletrabajo, la alta exposición a pantallas, el esfuerzo intenso de visión próxima, unido en muchos casos a una luz artificial e insuficiente, así como el escaso uso de la visión de lejanía por la falta de salidas al aire libre, han pasado factura a la salud visual de los españoles.

Así lo pone de manifiesto el Estudio llevado a cabo por Multiópticas junto a Telling Insights sobre la incidencia del confinamiento en la salud visual de los españoles, del cual se desprende que más de tres cuartas partes de los entrevistados (el 76,4%) han presentado un empeoramiento de su salud visual, llegando a ser severo para el 7%, y relevante para el 30,1%.

Las diferencias en cuanto a la afectación sufrida son significativas en función de los diferentes grupos de edad

Carlos Crespo, director general de Multiópticas, afirma que “el resultado de este estudio revela lo que ya intuíamos durante estas semanas y confirma lo que en estos días de reapertura de nuestras ópticas nos están trasladando nuestros clientes: la vista ha sido también, indirectamente, una de las grandes damnificadas por la pandemia de la Covid-19”.

Las diferencias en cuanto a la afectación sufrida son significativas en función de los diferentes grupos de edad. Así, el estudio muestra que, a menor edad, mayor sensación de que el confinamiento ha afectado negativamente a su salud visual. Entre los más jóvenes (grupo de edad entre 18 y 34 años), ha sufrido un empeoramiento el 86%, siendo este porcentaje del 73,6% para el grupo de 35 a 54 años y del 69% para los mayores de 55.

Publicidad

Igualmente, hay diferencias estadísticas entre la percepción de quienes sufren alguna patología visual previa (un 79% considera que ha empeorado) y quienes no la sufren (donde el porcentaje se reduce al 62%). Por tipo de patología, no hay diferencias significativas relevantes, siendo las personas con miopía, con hipermetropía y con astigmatismo quienes mayores molestias han experimentado.

Los usuarios de gafas y lentillas son los que tienen mayor sensación de empeoramiento

Entre quienes usan gafas y usan lentillas, la percepción de empeoramiento es significativamente mayor que entre quienes no usan. El 80,1% de las personas que usan gafas y el 84,2% de las que usan lentillas, se encuentran peor tras el confinamiento, mientras que la cifra de empeoramiento visual se reduce al 64,8% de los que no usan gafas y al 71,9% de los que no usan lentillas.

Picor de ojos y fatiga visual, las molestias más frecuentes

En cuanto al tipo de molestias, el 81,1% de los entrevistados ha sufrido picor de ojos con frecuencia, el 76% fatiga visual, el 70,7% enrojecimiento de ojos, el 69,3% presenta dificultades para leer la letra pequeña, el 64,4% ha sentido sequedad en los ojos, y el 61,8 alude a visión borrosa en general. La visión borrosa en las largas distancias (ver el televisor o conducir) es un problema que perciben el 60,2% de los encuestados, mientras que el 59,4% manifiesta dolores de cabeza, y un 51% sensación de “arenilla” en los ojos.

La incidencia de estas molestias varía según la patología declarada por los entrevistados. Así, destaca el empeoramiento de la dificultad para leer la letra pequeña entre los que tienen presbicia, mientras que los síntomas relacionados con la fatiga visual, el picor de ojos y el enrojecimiento de los mismos, ha sido más frecuente entre las personas que padecen hipermetropía.

En función de los distintos segmentos de edad, las molestias experimentadas también varían: la dificultad para leer la letra pequeña, la sequedad de ojos y la sensación de “arenilla” son molestias que se dan con más frecuencia entre los más mayores, mientras que el dolor de cabeza y la fatiga visual han incidido especialmente en el grupo de edad de 18 a 34 años.

Los más pequeños también presentan síntomas de empeoramiento visual

Los menores de edad también muestran síntomas de empeoramiento tras el confinamiento. Preguntados los encuestados por la salud visual de sus hijos menores de 18 años, el 56,4% afirma que con alta frecuencia sus hijos han sufrido picor de ojos, siendo el 47% el que manifiesta que ha tenido enrojecimiento de los ojos, un 42,9% habría tenido fatiga visual y el 38% sequedad. Dolor de cabeza, visión borrosa en general y visión borrosa de lejos son síntomas presentados por alrededor del 36% de los menores, mientras que la sensación de “arenilla” la ha tenido el 24,8%.

El 37,6% de los encuestados están “muy preocupados” por su salud visual

Para un 60% de los entrevistados, el confinamiento ha supuesto un aumento de su preocupación por su salud visual. De hecho, el 37,6% manifiesta sentirse “muy preocupado” por el empeoramiento sufrido en estos meses. Son de nuevo los más jóvenes los que más preocupados se muestran, y también los que presentan patologías visuales previas. Como ocurre con la sensación de empeoramiento de la salud visual, también la preocupación crece entre las personas que usan gafas y, especialmente, entre las que usan lentillas.

Conscientes del deterioro visual durante el confinamiento, la mayoría de los entrevistados ha realizado alguna pauta de salud visual, siendo alejarse de la pantalla cada cierto tiempo (50,8%) y desviar la vista de la pantalla durante unos segundos (47,7%) las más realizadas, seguidas de hidratar los ojos con suero o con gotas específicas (35,4%), cuidar la alimentación (22,4%) y hacer ejercicios visuales para relajar los ojos (16,7%).

Debido también a la preocupación por el estado de su vista, el 71,6% ya se ha realizado o tiene previsto realizar una revisión oftalmológica tras el confinamiento. El porcentaje de quienes se han realizado la revisión o tienen previsto hacerla es significativamente superior en aquellas personas que usan lentillas y gafas, y también en quien tiene patologías previas. Igual ocurre con la posibilidad de acudir a una óptica para hacer una revisión: el 32,5% de los entrevistados ha contactado ya con un centro óptico, bien acudiendo en persona, bien telefónicamente u online.

Publicidad