Publicidad

Los equipos Zeiss ayudan al óptico a hacer visible y poner en valor su proceso de consulta ante los pacientes. La tecnología Zeiss permite también ofrecer a los usuarios lentes optimizadas e individualizadas aplicando en su fabricación la información obtenida en el proceso de refracción. Hasta el 10 de diciembre de 2020 además con ofertas especiales en la compra de equipos.

El perfil del consumidor ha cambiado. Los clientes son cada vez más digitales y buscan experiencias y productos únicos, que se adapten a sus necesidades visuales.

Hasta un 40% de los pacientes busca algo más que precio a la hora de decidir en qué centro óptico quieren revisar su visión. No les importa pagar más, siempre y cuando reciban la atención y soluciones personalizadas. Asimismo, quieren que se les involucre en el proceso de adaptación, entender lo que pasa en cada momento de la refracción, y por qué su óptico les recomienda una solución y no otra para su caso. En definitiva, “buscan una experiencia de compra única”, afirma Sergio Morales, Especialista de Intrumentos de Zeiss Vison Care España.

Publicidad

Las soluciones de refracción de Zeiss facultan al óptico para realizar un análisis completo de la visión y para ofrecer la solución individualizada de lentes para cada uno de sus pacientes, de una forma rápida y sencilla, en tres pasos.

El proceso se inicia con el análisis visual profundo de la visión de Zeiss i.Profilerplus: autorefractómetro, queratómetro, aberrómetro y topógrafo. Gracias a este instrumento  el óptico obtiene un perfil visual completo del usuario, incluyendo información de las HOA (Aberraciones de Alto Orden, por sus siglas en inglés), y lo incorpora a la refracción en tan solo 60 segundos. La practicidad de su uso hace necesaria muy poca colaboración del paciente y elimina pasos superfluos. Con ello, el óptico ahorra tiempo y estrés a su cliente, para afinar después la refracción subjetiva y final.

El segundo paso es el de la refracción subjetiva digital, igualmente rápida y sencilla gracias a las prestaciones de la unidad de refracción (SRU) de Zeiss. Con Zeiss VISUPHOR Y ZEISS VISUSCREEN el óptico practica una amplia variedad de test, guardando en todo momento la necesaria distancia de seguridad en los protocolos de revisión visual contactless. El resultado es un rápido pero exhaustivo examen subjetivo que evalúa la visión del paciente.

Como resultado de este examen, en el tercer y último paso del proceso, el óptico adapta a su paciente la opción más conveniente de lente personalizada Zeiss. “La excelencia en la adaptación individualizada de las lentes es fruto de la combinación entre un profundo entendimiento del estilo de vida y las necesidades visuales del paciente y el resultado de la refracción que se obtiene con los equipos Zeiss”,  afirma Morales.

Herramientas como VC 500 permiten al óptico explicar a los pacientes, mediante imágenes, cualquier parte del proceso de refracción, involucrándolos en él y añadiendo valor a la toma de decisión final. “También aquí Zeiss marca la diferencia”, termina el Especialista de Instrumentos.

Para ayudar a sus partners, los ópticos, a diferenciar sus gabinetes y a visibilizar el valor del proceso de consulta, hasta el 10 de diciembre, Zeiss lanza una oferta irrechazable. Los equipos incluidos en este Black Friday óptico son Zeiss i.Profilerplus; Zeiss VISUPHOR Y Zeiss VISUSCREEN; y Zeiss VISUREF 150.

Publicidad
Artículo anteriorSerengeti destaca el éxito de su modelo Arlie Champagne Translucide
Artículo siguienteEtnia Barcelona presenta una colección cápsula con el artista Ignasi Monreal