Publicidad

La llegada del frío a finales de otoño y, sobre todo en invierno, también puede pasar factura a los oídos.

Porque las inclemencias del tiempo o los cambios bruscos de temperatura, por ejemplo, pueden desencadenar las típicas infecciones virales de temporada que, en ocasiones, derivan también en problemas como los diferentes tipos de otitis. La prevención es clave para mantener saludables nuestros oídos ya que, sin los cuidados básicos, los daños pueden acabar en problemas mayores.

Consejos de un experto en audiología

Para cuidar la salud auditiva, Joan Francesc Horvath, responsable de Audiología en Óptica & Audiología Universitaria, ofrece unos consejos. Una de cada cuatro personas en el mundo, casi 2.500 millones, vivirá con algún problema auditivo para 2050, según advierte el primer Informe Mundial sobre la Audición publicado en 2021 por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

También destaca que el 60% de estas pérdidas auditivas pueden prevenirse con medidas tan básicas como los cuidados auditivos en la vida cotidiana.

Publicidad

Para cuidar la salud auditiva en invierno y proteger nuestros oídos es recomendable seguir unas pautas básicaS

De ahí la importancia de no descuidar la atención de los oídos, también en época de temperaturas más bajas. Los cambios bruscos de pasar de mañanas frías a tardes con un poco de calor son caldo de cultivo para la aparición de infecciones de las vías respiratorias como los catarros o la gripe, que en muchas ocasiones acaban afectando también a los oídos con problemas como la rinitis o la otitis.

“Tienen más posibilidades de sufrir trastornos auditivos en invierno los niños y las personas mayores, sencillamente porque tiene un sistema inmunitario más vulnerable ante los agentes externos”, explica Horvath.

Si en verano es el contacto con el agua el que provoca muchas infecciones en los oídos, en invierno hay que tener cuidado con el contraste de temperaturas. “Es muy habitual durante esta época la otitis media aguda, una afección que suele producirse en uno o ambos oídos al mismo tiempo y se da especialmente por los cambios de temperatura a los que nos sometemos”, detalla Horvath. “La otitis media aguda consiste en una inflamación del oído medio y realmente puede ser muy dolorosa, aunque no tiene por qué dejar secuelas, basta con tratarla correctamente”, puntualiza el experto.

Para el cuidado de nuestros oídos en invierno y proteger nuestros oídos de la otitis y otras infecciones auditivas es recomendable seguir unas pautas básicas. Actuar a tiempo es primordial, sobre todo para evitar posibles trastornos mayores. Por ello el responsable de Audiología en Óptica & Audiología Universitaria, aporta los siguientes consejos:

Abrigar bien los oídos

En temporada de bajas temperaturas es recomendable mantener los oídos bien protegidos y más si van a estar en entornos fríos como la nieve, pero también si se practican actividades deportivas o se dan paseos. Una buena alternativa para aislarlos del frío son los gorros de lana, unas orejeras o bufandas, que ayudarán a evitar la penetración de microbios y de infecciones que afectan a los oídos.

Vigilar los cambios bruscos de temperatura

Es habitual que pasemos de espacios de calefacción al frío de la calle. Es importante recordar que la exposición a estos cambios bruscos puede derivar también en problemas auditivos. Se debe procurar abrigarse adecuadamente antes de salir y quitarse ropa cuando convenga.

Realizar la limpieza adecuada

La higiene es clave. Limpiar exteriormente las orejas y secar bien los oídos después de cada ducha para evitar que se genere humedad dentro del conducto auditivo y prevenir así ciertas infecciones. Eso sí, evitar en lo posible el uso de bastoncillos u objetos similares al hacerlo. Lo más recomendable es el uso de un difusor de agua marina. Y si se necesita una limpieza frecuente, por ejemplo, por la presencia de tapones de cera, será mejor acudir a un especialista.

Acudir a una revisión auditiva

Sobre todo, si se ha padecido una otitis o cualquier otra infección. Eso ayudará a descartar posibles afecciones de la audición y también mostrará un diagnóstico exacto de la salud auditiva.

Precauciones para los usuarios de audífonos

En invierno también resulta conveniente tomar medidas adicionales a aquellas personas que usan audífonos. Por ejemplo, es sabido que en esta época del año el oído segrega más cerumen como medida de protección ante el frío y eso puede provocar que los audífonos se ensucien más, por lo que habrá que intensificar su limpieza.

Asimismo, se debe evitar la condensación dentro de la prótesis auditiva: lo ideal será eliminar las humedades innecesarias con un deshumidificador específico para audífonos. Y, por último, no hay que olvidar protegerlos de la lluvia y humedad, guardando los audífonos en una caja específica cuando no se utilicen. También los protegerá de la proliferación de bacterias.


¿Has leído ya la edición Optimoda+ de Octubre? ¡No te la pierdas!

Publicidad