Publicidad

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) ha avisado de que, dentro de tres décadas, 1 de cada 10 personas sufrirá importantes problemas de pérdida auditiva si se mantienen hábitos evitables como la exposición a ruidos intensos, como es el caso de la música a un volumen alto. Por eso, con motivo del Día Europeo de la Música 2021, Oticon, especialista tecnológico en desarrollo de audífonos, ofrece una serie de recomendaciones para que puedas disfrutar de la música como más te guste, pero de manera saludable.

En casa

Actualmente, muchos móviles cuentan con un detector de decibelios que notifica al usuario cuando debe bajar el volumen de sus auriculares para prevenir lesiones, o que incluso rebaja automáticamente el volumen del dispositivo. “Puede ser algo fastidioso, pero es mejor seguir los consejos que nos muestran nuestros dispositivos para prevenir”, subrayan desde la empresa.

En la calle

A muchas personas les gusta ir por la calle acompañados de su banda o cantante favorito. Con los ruidos del exterior que nos rodean, sobre todo en la ciudad, tendemos a subir el volumen de nuestros auriculares para poder disfrutar de las canciones con mayor nitidez, pero esto puede suponer un problema, y no solo para nuestra salud.

Aunque no seamos plenamente conscientes de ello, esta conducta puede afectar a nuestros oídos, al exponerlos a un volumen excesivo, pero al no estar plenamente alerta a lo que sucede a nuestro alrededor, se incrementan también los riesgos de que suframos un accidente evitable. Por ello, se recomienda que en exteriores usemos nuestros auriculares con un volumen moderado que, aparte de no ser nocivo para nuestra salud auditiva, nos permita estar atentos a lo que suceda en nuestro entorno.

Publicidad

Al escuchar música en directo

La nueva normalidad está aquí, y con ella, la vuelta de los primeros conciertos y festivales de música, después de muchos meses de larga espera. Para garantizar un sonido óptimo que llegue a todos los asistentes de estos eventos, el nivel de decibelios que se alcanza en los conciertos suele rondar los 115, una cifra que excede con creces los 65 dB que la OMS marca como intensidad de escucha saludable.

“Si te encuentras en zonas próximas a alguno de los altavoces, tus oídos estarán más expuestos a sufrir daños y con ellos, pérdida de audición. Para ello, la mejor forma de disfrutar de la música en directo es a través del uso de tapones o incluso de auriculares aislantes del ruido. Actualmente se encuentran todo tipo de tapones para cada situación, por lo que disponer de unos específicos para conciertos o festivales es la mejor opción si lo que quieres es ver a tu artista favorito sin preocupaciones y sin perder calidad de sonido. Y si eres de los que acude a estos eventos acompañado de tus ‘peques’, tienes un motivo más para prestar especial atención a la protección de sus oídos mientras descubren el mundo de la música en directo”, puntualizan desde Oticon.

Además de ofrecer recomendaciones para evitar la pérdida de audición, Oticon busca facilitar la vida de las personas que la padecen gracias a audífonos como el innovador Oticon More, que integra tecnologías avanzadas como la red neuronal profunda para garantizar una adecuada comprensión de los sonidos y voces de nuestro entorno.

José Luis Blanco, jefe de audiología de Oticon, comenta: “La música es un elemento realmente valioso en nuestras vidas: nos regala momentos y recuerdos, y nos ayuda a conectar con otras personas. La escucha de música forma parte de nuestro día a día, pero debemos aprender a disfrutar de ella de forma responsable, ya que si no lo hacemos, nos podemos estar exponiendo de forma evitable a consecuencias irreversibles en nuestros oídos. Por ello, en una fecha señalada como es el Día Europeo de la Música, desde Oticon queremos ayudar a sus muchos amantes a escucharla de forma saludable, ya sea con sus auriculares o escuchándola en directo”.

Publicidad
Artículo anteriorDavid Pellicer de Etnia Barcelona premiado por el Círculo de Economía
Artículo siguienteVisión y Vida organiza una formación virtual para explicar cómo se comporta la Generación Z en materia de salud visual