Publicidad

Más del 37% de los músicos, según un estudio de Aural Widex, es consciente de presentar algún problema auditivo, una cifra claramente superior a la que se da en el global de la población, donde solo un 11,3% de las personas padece pérdida auditiva. Esta diferencia de la incidencia de la pérdida auditiva entre músicos y población general se debe principalmente a la constante exposición de los músicos a un exceso de intensidad sonora.

En el Día Internacional de la Música, los profesionales de Aural Widex, especialistas en audiología, aportan datos y recomendaciones para poder seguir disfrutando de este arte con el menor riesgo posible para la salud auditiva.

El sonido en los conciertos puede superar los 100 decibelios

Según explica Ingrid Rubio, gerente de Audiología de Aural Widex, pese a que en los últimos años ha aumentado la preocupación por la salud auditiva de las personas que consumen muchas horas de música con auriculares, mayoritariamente los jóvenes, a menudo se ignoran los riesgos que asumen los músicos profesionales que están expuestos a altos niveles de energía sonora en el ejercicio de su actividad.

Las cifras son claras: la presión de sonido en un concierto puede alcanzar los 112 dBSPL y, en el caso de bandas de rock puede incluso alcanzar los 130 dBSPL. En el caso de las orquestas, la exposición media al ruido en el escenario de los músicos puede oscilar entre 83.9 dB A y los 91.5 dB A, alcanzando puntos máximos de alrededor de 123 dB A.

Publicidad

Si consideramos que cualquier músico profesional puede ensayar entre 3 y 5 horas diarias, aparte de las horas de actuación en directo, y atendiendo a las recomendaciones de la NIOSH5, es perfectamente plausible prever el alto grado de riesgo de adquirir una pérdida auditiva.

Esta exposición continua a niveles de intensidad alta, además de afectar a la audición de forma irreversible, puede ir a acompañada de la presencia de acúfenos (pitidos) y/o hiperacusia (hipersensibilidad al ruido).

Controles audiométricos, descansos periódicos y dispositivos de protección para atenuar el riesgo

Teniendo en cuenta estas cifras, y habiendo constatado que los músicos asumen un alto riesgo en su actividad, desde los Centros Auditivos Aural Widex se apunta a la necesidad de implementar medidas de protección para que los profesionales de la música puedan desempeñar su labor con el menor riesgo para su salud:

Revisiones auditivas periódicas: las personas expuestas a ruido deben realizar un control audiométrico cada cierto tiempo.

Adquisición de hábitos, que deben ser:

Establecer descansos periódicos en ambientes silenciosos.

Limitar el tiempo de exposición a ambientes ruidosos (discotecas, pubs, salas de conciertos…)

No abusar del volumen utilizado en equipos de música personales (smartphones, Mp3…) estéreo, radio, dispositivos de monitoreo (auriculares, bafles) metrónomos, etc.

Evitar o reducir el consumo de tabaco, alcohol, tónica, aspirinas, etc.

Por último, es muy importante que utilicen también medidas de protección individual. “Solo el 25% de los músicos”, según explica Ingrid Rubio basándose en datos del estudio que realizó la compañía, “afirmaba usar protección auditiva y la mayoría admitía solo hacer uso esporádico y de forma monoaural, debido a que percibían que usando los dos la percepción del sonido de su propio instrumento quedaba comprometida y tenían sensación de falta de agudeza auditiva. Se hace evidente por lo tanto incrementar el uso de protectores como factor clave, para proteger la salud auditiva de estos profesionales”.

Gran variedad de protectores auditivos para músicos

Actualmente existen una variedad de productos destinados a este sector, de entre ellos se destacan los siguientes:

Protectores especiales para músicos: con posibilidad de diferentes filtros acústicos, que permiten que se perciba de una manera más natural el sonido, pero con menor intensidad.

Sistemas de monitorización: dispositivos electrónicos hechos a medida (intrauriculares) utilizados por músicos y artistas para obtener referencia auditiva de cualquier tipo de señal o señales mezcladas de los distintos instrumentos, tanto en escenario en directo como en estudio de grabación. La calidad de sonido es excelente, proporciona atenuación y se puede controlar los niveles de intensidad de la señal entregada en el oído.

Es fundamental que el audioprotesista realice un trabajo de información y asesoramiento sobre las soluciones existentes en el mercado que mejor se adapten a las necesidades acústicas y anatómicas de cada individuo.

Regla 60/60: el consejo para aficionados a la música

Con relación a los aficionados de la música, los expertos de Aural Widex recomiendan mantener siempre el volumen por debajo de 85 dB para mantener sus oídos seguros y seguir la regla 60/60: nunca subir el volumen más allá del 60% y solo escuchar música con auriculares durante un máximo de 60 minutos por día.

Con estos consejos se puede ayudar a prevenir la pérdida auditiva y otros problemas derivados como son los acúfenos; problemáticas que cada vez afectan a personas más jóvenes. De hecho, la exposición prolongada a música con altos volúmenes y la contaminación acústica influye en la pérdida auditiva que cada vez afecta a personas más jóvenes: tanto que un 27% de las personas con pérdida auditiva de nuestro país tiene menos de 55 años.

Publicidad
Artículo anteriorVisión y Vida organiza una formación virtual para explicar cómo se comporta la Generación Z en materia de salud visual
Artículo siguienteConóptica participa en FACOPTOM, la actividad satélite de FACOELCHE 2021