Publicidad

En los últimos años, desde los centros auditivos Aural han detectado un crecimiento de jóvenes que acuden a ellos para tratar estos casos tempranos de hipoacusia o, más comúnmente llamado, pérdida auditiva. La mayoría de ellos reconocen no haber tenido cuidado o preocupación por su salud auditiva, descuidando así temas tan importantes como regular el volumen de los auriculares, una de las causas principales de esta patología.

Por ello, Roberto Esteban, experto audioprotesista de Aural comenta que “el principal problema no está en los auriculares, sino en el modo en el que los utilizamos. Es aconsejable no escuchar música durante más de una hora seguida y no superar el 60% del volumen máximo que nos ofrece nuestro dispositivo, (regla 60-60) o los 85 decibelios. En caso de hacerlo, descansar al menos cinco minutos por cada hora para evitar daños posteriores”.

Un aspecto que preocupa a los usuarios jóvenes, y no tan jóvenes, es la estética de los audífonos. Para ello, compañías como Aural cuentan con una gama de productos que incluye audífonos cada vez más pequeños y discretos

Eso sí, aunque el control del volumen es fundamental, recuerda Esteban, siempre se aconseja el uso de auriculares que envuelvan por completo nuestra oreja o que se apoyen sobre el pabellón auricular. Estos aíslan mejor del ruido externo y, a su vez, permiten escuchar con más claridad la música o sonido.

¿Qué deben hacer los jóvenes, y no tan jóvenes, para prevenirlo?

Una patología que antes aparecía a los 50 años se ha adelantado casi veinte hasta afectar a los más jóvenes, quienes, por la falta de conocimiento sobre la salud auditiva, se han sobreexpuesto a elementos nocivos para sus oídos. Por eso, desde los centros auditivos Aural han elaborado una lista de consejos para prevenir esta temida pérdida auditiva:

Publicidad

– Evitar los ruidos estridentes (tener mucho cuidado en discotecas y conciertos).

– Seguir la regla del 60-60.

– Emplear cascos supraaurales (se apoyan sobre la superficie de nuestro oído) o circumaurales (cubren por completo nuestra oreja).

– Controlar el volumen de los auriculares al escuchar música.

– No usar bastoncillos para limpiar la cera de los oídos.

– Tratar adecuadamente posibles infecciones.

– Desterrar hábitos nocivos: es sabido que el tabaco y el alcohol son perjudiciales también para la audición.

La tecnología, un aliado clave

Aunque en algunos casos esta pérdida de audición puede ser transitoria, la gran mayoría de veces suele ser progresiva e irreversible. Afortunadamente, la tecnología auditiva de hoy en día permite dar respuesta a las necesidades de usuarios jóvenes, activos y exigentes.

De hecho, hasta hace poco, todos los audífonos, incluso los mejores, proporcionaban un sonido algo metálico, y hace un año en los centros auditivos Aural lanzó su primer audífono que elimina ese sonido metálico, el primero que de verdad proporciona un sonido auténticamente natural.

aunque el control del volumen es fundamental siempre se aconseja el uso de auriculares que envuelvan por completo nuestra oreja o que se apoyen sobre el pabellón auricular

Además, cuentan con Inteligencia Artificial, y conectividad con dispositivos electrónicos, permitiendo oír directamente en el audífono cualquier audio del móvil… En definitiva, son pequeños miniordenadores de alta tecnología. Nada que ver con las antiguas prótesis auditivas.

Otro aspecto que preocupa a los usuarios jóvenes, y no tan jóvenes, es la estética de los audífonos. Para ello, compañías como Aural cuentan con una gama de productos que incluye audífonos cada vez más pequeños y discretos.

El nuevo audífono Aural Instant, que los centros auditivos Aural acaban de lanzar, son unos audífonos intracanal prácticamente invisibles, que cuentan con una particularidad poco vista en este sector: son de adaptación instantánea. Esto es, el usuario puede llevárselos adaptados en una primera visita al centro auditivo, evitando esperas y visitas sucesivas, si así lo prefiere.

Publicidad